Opinión

HSBC y Banorte
abren la “Fiebre
de la Energía”

Primero fue Banorte con el anuncio que realizó hace unos días en relación a la conformación de un fondo energético de 500 millones de dólares para invertir en proyectos de energía con dinero de inversionistas internacionales. Ahora es HSBC que presenta un programa de fondeo y garantías por 26 mil millones de pesos para que pequeñas y medianas empresas del sector energético se capitalicen y detonen su expansión. El anuncio fue hecho en conjunto con la Secretaría de Hacienda. Pero, ¿qué significa? ¿Qué implicaciones tiene?

La primera y más importante es que la materia prima para catapultar el nuevo sector energético está emergiendo con sonoridad: el dinero. Sin inversión no hay proyectos a ejecutar, por más recursos naturales que tengamos en el subsuelo. Nótese que en ambos casos tenemos a bancos de solidez probada que están arriesgando su prestigio y, sobre todo, sus rendimientos, en función de un sector energético que prácticamente no existe en el país. Todo será nuevo, y tanto Banorte como HSBC están apostando a ello.

Es de llamar la atención que no importando que aún no tengamos legislación secundaria en la materia, ambos bancos hayan dispuesto ya el recurso para fondear proyectos. Guillermo Ortiz incluso se mostró hace unos días proclive a la idea de que podría haber más instrumentos como el fondo que anunció su banco, pues la demanda de inversión será mayúscula.

¿Qué leen los banqueros en este momento de “limbo” legislativo en que aún no contamos con la legislación secundaria? Tres cosas. Uno, que el cuerpo constitucional de la reforma energética es suficiente basamento para lanzar la primera materia prima: el fondeo. Dos, que el Congreso sí aprobará la legislación secundaria y que ésta tendrá grandes atributos de institucionalidad de los órganos reguladores del sector, así como la suficiente garantía jurídica para los inversionistas. Tres, que las inversiones serán altamente rentables.

HSBC prestará a tasas muy baratas: 6 por ciento en pesos, dijo, lo que constituye un incentivo muy fuerte para que pequeñas empresas efectivamente vayan afinando sus planes de negocio y dilucidando qué tanto quieren fondearse con capital propio y qué tanto con deuda bancaria. A ese respecto, el secretario Luis Videgaray puso el acento adecuado al informar que Nacional Financiera respaldará créditos por un monto total de hasta por 6 mil millones de pesos.

Bien podría ser ésta la etapa del inicio de la “Fiebre de la Energía” en el país, con los bancos adelantándose a poner los basamentos que harán florecer a esta industria durante los siguientes diez años. El gobierno debe tomar ésta como la bandera para todos los anuncios que empezarán a hacerse en la materia.

Twitter: @SOYCarlosMota