Opinión

HSBC, el banco de Nuno Matos

 
1
 

 

HSBC

Con poco más de un año al frente de HSBC, Nuno Matos ha logrado iniciar cambios en el banco que hacen que sea optimista sobre lo que puede lograrse en México en el futuro, y en eso sus clientes serán una pieza clave.

Sin dar rodeos y de manera clara, Nuno Matos se ha distinguido en este año al frente del banco por ser preciso en sus definiciones sobre el país y lo que espera del banco, esto quizás porque ha sido profesor, tarea que reconoce le gusta pero requiere tiempo preparar las clases financieras.

Tiene una carrera de más de 25 años en el sector bancario, 20 de los cuales fueron en Banco Santander, con varias responsabilidades en España, Portugal, Brasil, Estados Unidos, Perú y Francia. Quizá, viendo los resultados que ha logrado, fue un buen fichaje para el grupo internacional HSBC.

Lo primero fue cambiar las malas calificaciones que tenía el banco ante la Condusef, reprobado en varios productos por contratos que no cumplían con los requerimientos de la ley y en donde sus clientes eran los perjudicados. Hoy es uno de los bancos mejor evaluados, camino que por cierto ya están siguiendo otras instituciones como Banamex y Banorte, que trabajan de la mano con la autoridad para mejorar sus calificaciones ante ese organismo y sobre todo reducir el número de reclamos.

El segundo paso que está en marcha es aumentar las utilidades, ya que tiene claro que en México -por su tamaño a nivel internacional- su presencia en las operaciones del sistema es menor, así como las utilidades que obtiene, pieza clave para medir el éxito de un banco en nuestro país.

Un banco de mil millones de dólares de ganancias para el año 2020 es su meta, es decir más de 20 mil millones de pesos al tipo de cambio actual, lo que lo ubicaría en los tres primeros lugares del sistema con los datos hoy registrados, lo cual no es tarea menor.

Y la gran pregunta es si estas ganancias vendrán de mayores comisiones y tasas de interés que cobrará a sus clientes. Dice que no será así y que será por el negocio de retail, de crecer la base de clientes y la penetración de los productos financieros en esa misma base de clientes; es decir, si ya vendieron una tarjeta de crédito a un cliente, el siguiente paso es un financiamiento mayor como una casa o auto, en donde por cierto hoy no están.

El otro impulso será financiar el comercio exterior a través de conectar a México con el mundo. Incluso si el Tratado de Libre Comercio dejara de existir, considera que la economía mexicana es competitiva. Así la confianza.

Aunque discreto, por su forma de expresarse y definiciones claras, quizá sea uno de los directivos bancarios que otros deberían escuchar y seguir de cerca, ya que si logra aumentar su presencia y, sobre todo, acercarse a sus clientes, entenderlos, darles mejor servicio que otros grandes bancos y atender de forma rápida sus quejas, podríamos ver un banco aprovechando por fin su marca en México.

* * *


Y en el otro lado de la moneda, como siempre el foro de la Amexcap, que hoy dirige María Ariza, logró como cada año superar las expectativas en cuanto a presencia de los grandes fondos de inversión y autoridades del sector financiero, pero sin duda siguen teniendo un gran pendiente en cuanto a organización con medios y logística, que demerita un gran encuentro.

Por lo pronto, la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
La división de los banqueros
Mejorar el servicio o pedir perdón, reto de la banca
¿Te gusta la tecnología? Trabajar en la banca es una opción