Opinión

Houston, tragedia de mexicanos

     
1
   

   

Houston

Debo esta columna a un amigo que ayer de repente dijo estoy sorprendido de la cantidad de mexicanos que conozco en Houston.

Enseguida me contó de una amiga suya de nombre Beatriz, quien el domingo a las 16:05 posteó en Facebook fotografías de cómo huían de su casa, con el agua en la cintura, en plena inundación por las lluvias de Harvey.

En las imágenes cargan algo de ropa en cajones de plástico y aúpan al perro. Un día después, Beatriz publicó: “Día 2-Evacuación 2”. En el texto agradecen a una señora “por habernos rescatado ayer. Hoy está perdiendo su casa. En cuestión de horas, su área se tengo (sic) y tuvimos que irnos”. De nueva cuenta, por fortuna, encontraron refugio.

Y claro, me sentí estúpido. Varios días viendo las noticias de Harvey como si fuera algo ajeno, remoto, de Estados Unidos y su irracional presidente. No es algo sólo de allá, es algo también de acá: hay, además de millones de estadounidenses en desgracia, cientos de miles de mexicanos en la misma. Es, o debería ser, un tema local para nosotros.

Según el Centro de Investigación Pew, la población hispana y latina del área metropolitana de Houston asciende dos millones 335 mil, de los cuales un millón 767 mil 595 son de origen mexicano (75.7 por ciento). http://pewrsr.ch/2cDPzCy

Y se calcula que en la región de Houston viven 575 mil inmigrantes sin papeles. Imaginen cuántos serán de origen mexicano si sólo Los Angeles y Nueva York tienen más indocumentados. http://bit.ly/2x2MO5H

Por tanto me parece que no le hemos 'dado el golpe' desde México a este grave tema. Porque tenemos historias de altruismo como la del mexicano Heriberto Ruiz, de Reynosa, Tamaulipas, que se ha dedicado a rescatar a familias que han perdido sus hogares. https://www.facebook.com/MexicanosHouston/

Pero hay muchas historias más. Ayer Enrique Acevedo, corresponsal de Univisión, me contaba de unos panaderos de origen mexicano que se quedaron atrapados en la panadería El Bolillo. ¿Qué hicieron? Aprovecharon el tiempo para hacer pan dulce que luego se regaló a damnificados.

Univisión ha presentado historias de indocumentados que incluyen a mexicanos que han quedado atrapados entre su estatus migratorio y la tormenta Harvey. Es la prueba más difícil de su vida.

También Univisión emitió la historia de una familia de 10 mexicanos que el sábado, cuando se empezó a inundar su casa en Houston, llamaron infinidad de veces al 911, pero la ayuda nunca llegó. Un vecino rescató a todos en una lancha cuando su vivienda quedó anegada. Perdieron camas, muebles, aunque salvaron ropa. Hoy están en casa del hermano de Tania, donde viven amontonados. Han vivido 30 años en la comunidad de hispanos de Houston.

La mexicana Imelda Carrillo vive en un edificio que no tiene luz, agua ni baño. Desde el sábado, su mejor refugio es una gasolinera cercana a donde va al baño y se ducha. Vive con tres adultos más en la planta baja de ese edificio. Desde el viernes quiso poner sacos de cemento para evitar que se inundara su departamento, pero fue imposible. Tiene miedo de quitarse del edificio o de pedir ayuda por no tener documentos. Aquí la fuente de esas historias http://bit.ly/2x3afMh

Acá, en México, hemos estado atacados con el desafío de Trump al TLC. No es para menos. Pero deberíamos tener la capacidad para atender más de una emergencia a la vez. Es hora de ponernos, medios y gobierno, a pensar en cuántos mexicanos están hoy a la deriva por las lluvias en Texas y a cuántos de ellos les urge nuestra ayuda. Pueden ser más de los que originalmente pensábamos.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
¿El (nuevo) adiós de Monreal?
Diálogo entre dos retratos
Noticias del otro México