Opinión

Hora de retirar la bebida


 
 
Siendo gobernador del Banco de México (Banxico), Guillermo Ortiz dijo alguna vez que la función de todo banco central es “retirar la bebida cuando la fiesta está en su mejor momento”.
Eso es lo que, precisamente, insinuó el miércoles pasado el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, quien anunció el posible comienzo del retiro de los estímulos monetarios en ese país a fines de este año.
Sin embargo, el banco central estadounidense mantiene abierta la barra libre de liquidez, por lo que aún no retira la bebida.
La respuesta de los mercados financieros internacionales a tal insinuación no se hizo esperar, pues el jueves cayeron arrastrados por las preocupaciones de los inversionistas ante los planes de Bernanke y otros de sus colegas en la Fed para recortar los estímulos monetarios.
Las inquietudes respecto de que el banco central podría comenzar a reducir el ritmo de compras de activos financieros –actualmente adquiere 85,000 millones de dólares mensuales en bonos- dispararon los rendimientos de los instrumentos del Tesoro estadounidense de largo plazo por arriba de 2.6%, nivel no visto desde principios de agosto de 2011.
El efecto inmediato fue un golpe sobre una serie de activos financieros a nivel global, en particular sobre las acciones y monedas de los países emergentes, como México, producto de la aversión al riesgo y la reversión en los flujos de capital hacia esos mercados.
El peso mexicano no sólo se hundió ante el dólar estadounidense, sino que en la última semana –cuando el tipo de cambio interbancario llegó a cotizar hasta en 13.46 unidades- fue la divisa más depreciada (4.8%) entre las monedas de las economías emergentes.
Está en chino
Al factor Fed se sumaron el lunes los temores sobre el crecimiento económico de China y la salud de sus bancos, luego de que el banco central de ese país les advirtió que deben controlar la expansión del crédito y los riesgos de liquidez.
El Banco Popular de China emitió la alerta en momentos en que las tasas de interés interbancarias en la segunda economía del mundo subieron bruscamente en las últimas dos semanas, de un nivel de 2 a 3% a cerca de 9%.
A los inversionistas les preocupa que una crisis de liquidez en el sistema bancario chino deteriore las condiciones crediticias y desacelere aún más el crecimiento económico del gigante asiático, cuyo pronóstico para este año ha sido recortado en varias ocasiones.
El lunes, por ejemplo, Goldman Sachs recortó su estimación de crecimiento de la economía china para el presente año de 7.8 a 7.4%. Además, espera que crezca 7.5% en el segundo trimestre, después de una expectativa previa de 7.8%.
Nomura prevé que el PIB de China crecerá menos de 7% en el segundo trimestre, después de que en el primero se expandió 7.7%, y 7.9 en los últimos tres meses de 2012.
'Tormenta perfecta'
Hasta antes del 'jueves negro', las autoridades financieras mexicanas no habían advertido una disminución en la tenencia de los inversionistas extranjeros en valores gubernamentales, pese a que el tipo de cambio pasó de 11.96 pesos por dólar el 9 de mayo –mínimo de 21 meses- a 12.89 el 6 de junio.
Si bien la moneda mexicana se depreció 7.2% ante la divisa estadounidense en sólo 4 semanas, el saldo de los títulos de deuda emitidos por el gobierno federal en poder de residentes en el exterior se mantuvo estable, al aumentar 0.2% en ese periodo.
 
Incluso, el 11 de junio el saldo de la tenencia de los inversionistas foráneos en ese tipo de instrumentos impuso un nuevo máximo histórico, pero de ese día al 13 se redujo 2.1%.
 
Los extranjeros no salieron del país, aunque compraron coberturas; es decir, mantuvieron su tenencia, pero cubrieron sus posiciones.
 
Habrá que ver su comportamiento en la última semana, cuando se registró un fuerte decremento en los flujos de capital hacia los mercados emergentes ante la expectativa de ajuste a los estímulos monetarios en EU.
La “tormenta perfecta” a la que se refirió a principios de febrero el gobernador del Banxico, Agustín Carstens, pondrá a prueba el blindaje financiero de México.
Twitter: VictorPiz