Opinión

Hipotecas diferenciadas

19 julio 2017 5:0
 
1
 

 

departamentos

Terminó la racha bajista en las tasas de interés y como en otros tiempos las presiones han empezado a influir en los ritmos de colocación de hipotecas.

Hace unos días algunos bancos dejaron claro el impacto negativo, de hasta 7%, que traerán tasas altas a la colocación de créditos hipotecarios, además del efecto inflacionario en los costos de construcción.

El financiamiento para la adquisición de vivienda es sólo el eslabón final de una larga cadena que mueve el mercado inmobiliario. Mayores tasas ya impactaron la capacidad de compra del consumidor.

De acuerdo con información de la Asociación de Banqueros de México (ABM), el portafolio hipotecario experimento un crecimiento al cierre de mayo pasado de 9%, con una tasa de morosidad del 2.16%.

Esta dinámica sana en un mercado estable, que hoy día representa 11% del Producto Interno Bruto (PIB), es relevante y obedece según los bancos a que el crédito del sector privado y el hipotecario lograron mantener sus niveles de colocación.

Es un hecho, que las hipotecas sí experimentaron un dinamismo distinto a otros períodos recientes. Por un lado, ante un escenario de incertidumbre, los compradores buscaron consolidar sus compras, por tanto, los números no experimentaron una variación negativa. Pero en el otro extremo, las tasas altas redujeron la capacidad de compra.

Esta percepción también la tienen otros actores del mercado de capitales. Uno de ellos es Gava Capital, un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) que integró su primer fondo por dos mil 100 millones de pesos, de los cuales levantó 420 millones de pesos que le permitirán desarrollar hasta 35 proyectos de vivienda horizontal, vertical, proyectos comerciales y de oficinas.

Ante esa circunstancia de mayores niveles de tasas de interés los bancos están teniendo que adaptar sus modelos de financiamiento, para equilibrar los pagos mensuales del consumidor. Es decir, que han empezado a generar hipotecas de largo plazo o bien adecuando las políticas de crédito para aceptar mayores niveles de financiamiento.

Sea cual sea el caso, es un hecho que la banca entrará en una guerra pero no de tasas, sino de productos diseñados para acreditados con una política diferenciada de otorgamiento en función de la calidad crediticia del comprador.

Esta circunstancia que hace 10 años favoreció el surgimiento de nuevos productos hipotecarios, es la antesala de lo que está por venir en el mercado. La puerta está abierta para un período de madurez donde se privilegien los mejores perfiles financieros y loan to value.

Será una etapa para el mercado de distintos CAT (Costo Anual Total) y nuevos productos hipotecarios, ambos fundamentales para la elección de los consumidores.

El otro rostro de la moneda en un mercado de liquidez de capitales es sin duda el mercado de deuda, no sólo para los grandes proyectos, sino para desarrolladores medianos esos que históricamente no han logrado voltear la mirada de fondos de inversión, el dinero institucional y la banca de desarrollo. De ello daremos cuenta en breve.

Twitter: @claudiaolguinmx

Correo: colguin70@gmail.com


También te puede interesar:
Oro gris y ganancias
Retail expande
De insumos, precios e intereses