Opinión

Hillarynómics: Escenarios e implicaciones

 
1
 

 

Hillary Clinton: Me opongo hoy al Acuerdo Transpacífico, y me opondré como presidenta

Dadas las tendencias ya marcadas en las preferencias electorales en la contienda presidencial en Estados Unidos, conviene imaginarnos cuales pudieran ser los escenarios más probables ante una posible victoria de la candidata demócrata a despachar en la oficina oval, la que la convertiría en la primer mujer Presidenta en la historia del país más poderoso del mundo.

Para esto, la cuestión fundamental es si además de mantener la presidencia, el Partido Demócrata será capaz de recuperar el control del Congreso.

Las propuestas económicas de la candidata son factibles de cumplirse si en las cámaras se cuenta con una mayoría demócrata. El escenario opuesto, en donde Hillary gana la presidencia, pero sin el control del Congreso, nos llevaría a una circunstancia parecida a la que hoy tiene el Presidente Obama. La gran mayoría de sus iniciativas quedarían en la congeladora.

Los garrafales errores del candidato Trump en su campaña han provocado un fuerte rechazo a su figura, y no solo entre los votantes, sino entre una creciente lista de figuras republicanas de primer nivel.

Pero el rechazo al candidato no significa que los votantes americanos rechacen al Partido Republicano, quien hoy domina las dos cámaras.

Independientemente de esta circunstancia, si en las elecciones se obtiene el control demócrata en ambas cámaras o no, las propuestas de la candidata Hillary son bastantes. En resumen podrían enunciarse como sigue:

1. Subir el Salario Mínimo Federal, de $7.25 dólares la hora a $12 dólares.

2. Impulsar un fuerte programa de inversión en infraestructura por USD$250 mil millones iniciales.

3. Crear un Banco de Infraestructura con un capital inicial de USD$25 mil millones.

4. Ampliar el acceso al cuidado de niños (Guarderías), para ayudar a los padres que se encuentran trabajando.

5. Impulsar un importante plan de energía renovable por un importe inicial de $60 mil millones.

6. Incentivos fiscales a las empresas manufactureras para la inversión y la creación de empleos.

7. Rechazar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y revisar los acuerdos y tratados de libre comercio, en particular el TLCAN con Canadá y México.

8. Revisar el Sistema de Pensiones para incrementar la tasa de reparto a la meta de 2/3 partes del último salario.

9. En Pymes, acceso a financiamiento y a la simplificación de trámites, declaraciones de impuestos simplificadas.

10. Impulsar una reforma migratoria que permita a los migrantes que trabajan, obtener la ciudadanía.

11. Reducir la tasa de impuestos a los individuos, y hacer una reforma fiscal que haga más sencilla las declaraciones, cerrando las lagunas que hacen posible que las grandes corporaciones paguen impuestos muy reducidos.

12. Establecer un impuesto sobre las transacciones financieras, establecer un impuesto a los operadores de Alta Frecuencia.

13. En Salud combatir el alza de los precios de las medicinas e incrementar la investigación.

De ganar la presidencia, la Sra. Clinton va a enfrentar varios desafíos. Las finanzas públicas tienen ya la presión de las jubilaciones que van a crecer fuerte en los siguientes años, por parte de los Baby Boomers.

La deuda pública se ubica en el nivel más elevado de la historia, equivalente al 82% del PIB. La normalización de tasas de interés pudiera implicar que el déficit fiscal del Estado crezca en forma acelerada.

Otro reto es el perfil de la deuda, que tiene un plazo promedio de 3 años, dado que el entorno de tasas de interés mínimas en la primera parte de la curva favoreció la colocación de deuda a corto plazo.

Alargar el plazo promedio de la deuda puede generar incrementos en las tasas de interés de largo plazo, que implicarían un mayor gasto financiero, y por lo tanto un mayor déficit fiscal. Un incremento de 3% en las tasas de largo plazo nos llevarían a un déficit adicional, como proporción del PIB del 2.5%.

Ante este entorno, la próxima administración americana va a estar tentada a subir los impuestos a las gasolinas, a aumentar las tasas de impuestos a los más ricos, a incrementar las tarifas arancelarias en el comercio exterior y a tener que hacer recortes en el gasto gubernamental.

Por otra parte, en Bursamétrica vemos con preocupación la tendencia negativa del gasto de inversión privada en los Estados Unidos, lo que se combina con una muy importante capacidad ociosa de alrededor del 25%, lo que nos lleva a pronosticar una ligera recesión para el año entrante.

En la revisión que la Sra. Clinton propone al TLCAN, México debe aprovechar para negociar los sectores de energía y de telecomunicaciones que con las reformas estructurales se abrieron a la inversión extranjera. También debe incluirse algún capítulo sobre comercio electrónico.

También te puede interesar:

¿Qué tanto urge revisar el Sistema de Ahorro para el Retiro?

¿Cuál podría ser el futuro del peso?

El mundo y México con Trump

>