Opinión

Hija de madre soltera propicia innovación a tradicional piñata


 
Cualquiera pensaría que innovar un objeto utilizado en nuestra cultura festiva por más de 500 años es prácticamente imposible. Yanalteh Solís Tovar demostró lo contrario.
 
La piñata data de la época prehispánica, en la que los guerreros Azteca la llenaban con fruta y con piedras preciosas. Las piñatas eran elaboradas de chocolate y se rompían en honor al Dios de la Guerra. Los españoles le introdujeron papel que le adornaba para darle más vistosidad. Pero vamos a la historia.
 
Esta joven y atractiva mexicana a pesar de su reducida edad es madre soltera con una fuerte convicción de responsabilidad hacia su pequeña, quien con frecuencia reclamaba de la también egresada del Tecnológico de Monterrey mayor atención y tiempo.
 
 
Cuando Yanalteh pudo ingresar a una multinacional comprendió que hacer carrera en una gran empresa y atender a su hija como se debe eran dos factores irreconciliables entre sí, por lo que no tuvo que pensarle mucho: había que presentar la renuncia a la empresa.
 
 
Así lo hizo, por lo que el camino del emprendimiento le pareció absolutamente el único para iniciar. En su familia disfrutó de una educación fuertemente arraigada en los conceptos nacionales. Huérfana de padre y madre a muy temprana edad, su nacionalismo fue pulido por su abuela, quien puso el grito en el cielo cuando Yanalteh le avisó que procuraría innovar a la “PIÑATA”.
 
Estudiar una carrera en el Tec para acabar haciendo piñatas era una aberración para su abuela, quien pacientemente guardó silencio y apoyó a la nieta que tardó casi un año en dar con la innovación que hoy comercializa tanto en México como en otros países del mundo.
 
 
Por principio de cuentas, decidió que la piñata que crearía tendría que ser ecológica en la medida en que fuera elaborada con materiales reciclados. Luego pensó en los inconvenientes que a lo largo de más de 500 años ha representado la piñata de barro que una vez rota, cuando el escuinclerío (y no pocos avorazados padres) se disputan en el suelo frutas (ya menos) y dulces (para disfrute de nuestro récord en sobrepeso) no falta ese trozo de barro que cae del mecate que soportó la piñata para recibir los tradicionales palazos hasta romperla. No es raro el niño o padre que en lugar de dulces o fruta se lleva un chichón en la cabeza a casa luego de la posada o del cumpleaños.
 
Se le ocurrió pensar en una piñata ligera, sin esos riesgos, tradicional en colorido y que pudiera armarse en muy poco tiempo luego de poder cargarla bajo el brazo.
 
 
Incubó su proyecto en una de las incubadoras del Tec de Monterrey y dio al clavo al crear una piñata con muy pocos inconvenientes, adaptada a las exigencias de la vida moderna en muchos conceptos que pudiera sintetizarse arbitrariamente como una “Piñata para llevar”. Es una piñata plegable.
 
 
Parece imposible, pero no. Yanalteh consiguió tener una piñata que hoy lleva por nombre PIÑATA 2 GO que para armarse se desdobla, se adhiere con velcro, que permite que dos superficies tengan contacto con un grado de cohesión alto.
 
 
En no más de 15 segundos la piñata se arma. Cualquier político pudiera hacerlo (zas!). Bueno… casi cualquiera.
 
La Piñata 2 GO es un concepto moderno de una piñata con los tradicionales picos (cinco al momento) que se arma en 15 segundos y se porta en un triángulo de cartón que no pesa más de 800 gramos. La sola piñata desarmada pesa 600 gramos pero es capaz, armada, de soportar hasta 7 kilogramos de dulces.
 
 
La piñata original se manufactura de cartón reciclado, pero en Estados Unidos prefieren que no sea reciclado, por lo que también hay elaboradas con cartón “virgen” y papel de china caprichosamente pegado con engrudo por manos diestras, todas, de madres solteras.
 
Porque esta empresaria decidió que su producto sería ecológicamente responsable, nacionalista en sus bases más tradicionales, desde la forma y las 45 combinaciones de color todas muy mexicanas, y con clara responsabilidad social con un sector que ha sido tradicionalmente marginado de la vida productiva. Ser madre soltera es un boleto a padecer discriminaciones absurdas en el México moderno.
 
Cuarenta madres solteras son hoy la base productiva de su proceso de manufactura y sueña con tener un día una planta en cuyo anexo haya una guardería que dé tranquilidad a las madres y cuidado profesional a sus hijos.
 
Esta PIÑATA 2 GO ha viajado a Estados Unidos, Shangai, Europa y Australia; aunque el llamado de Universo Pyme es que en este año conceda el beneficio de una compra a esta Pyme con tan claros arraigos en el nacionalismo, el respeto a las tradiciones, el compromiso sustentable, y una responsabilidad social. Las hay en Sanborns y posiblemente en Sams tras el 15 de septiembre.
 
 
La empresaria cuenta con dos modelos de piñata: la de cinco picos y la de “tambor”. Aunque se trabaja en nuevas modalidades para fiestas infantiles y en piñatas con mayor capacidad y más picos con papel iridiscente lo que aumenta su belleza.
 
Puede usted ver el video de cómo se arma esta Píñata en el sitio www.exportartmx.com y correo a direccion@exportartmx.com
 
 
La verdad es que el proyecto vale la pena. Ojalá acepte la invitación a consumir esta piñata que cuenta con precios muy accesibles. Apoyemos la innovación, apoyemos a los empresarios mexicanos.