Opinión

Hay más señales de freno en la economía

19 febrero 2013 7:8

 
En materia de impulso a la actividad económica, más vale que nos pongamos las pilas.
 
Bueno, en realidad, más vale que en el gobierno y en el Congreso se las pongan para hacer los cambios necesarios para alentar la actividad económica.
 
Las noticias que ayer nos dio el INEGI no son precisamente para estar tranquilos.
 
Aquí le va una síntesis de lo que significan.
 
1) El Indicador General de Actividad Económica (IGAE) de diciembre retrocedió 0.99% respecto a noviembre. Se trata de su peor caída en 35 meses e indica que la actividad productiva claramente va a la baja.
 
2) Si vemos el desempeño por sectores, las cosas despiertan aún más preocupación. La caída más fuerte correspondió al sector industrial, con un retroceso de 2.08% respecto a noviembre, que es el más fuerte desde mayo de 2009, es decir, la caída más pronunciada en 43 meses.
 
3) Le recuerdo que las variaciones mensuales desestacionalizadas como las que le comenté en los anteriores párrafos captan de manera más detallada los movimientos del corto plazo. Son más sensibles que las variaciones anuales a los cambios de tendencia en la economía. Sin embargo, aun si se toman las cifras anuales se percibe un retroceso de 1.15% en diciembre en el sector industrial respecto al mismo mes del año anterior, el primero que se registra desde noviembre de 2009.
 
4) Otro dato aparecido ayer confirma esta debilidad de la economía. En el mes de enero se crearon solamente 11,517 nuevos empleos permanentes de acuerdo con los registros del IMSS. Como referencia, en enero de 2012, ese número fue de 19,953 nuevos puestos de trabajo con contrato por tiempo indeterminado. Cualquier otro indicador de empleo formal que tome le va a arrojar prácticamente el mismo resultado: un claro freno.
 
5) El saldo sexenal en materia de crecimiento, que se puede calcular con los datos dados a conocer ayer, arroja una tasa media anual de 1.9% en promedio. Considerando que las estimaciones de crecimiento poblacional arrojan una tasa de 1.26% promedio anual para el sexenio, resulta que el PIB per cápita creció apenas a un ritmo anual de 0.6%, que para todo propósito práctico, significa un estancamiento.
 
Lo que ya vimos en diciembre y enero no son hechos aislados. Se trata de las primeras manifestaciones de una tendencia al freno económico del que ya fuimos contagiados por Estados Unidos.
 
Y lo que es un hecho es que, por lo pronto, no tenemos motores internos que tengan la suficiente potencia como para dar un jalón a nuestra economía.
 
Por eso, más vale que legisladores y gobierno empiecen a tomar decisiones con un sentido de urgencia, antes de que este cambio en la tendencia de la economía nos afecte a todos.
 
Apuestas fiscales
 
Finalmente empieza ya a operar la disposición de Ley de Ingresos para condonar buena parte de los extras que hacen gordos a los créditos fiscales, cuando el tiempo pasa.
 
Sin embargo, no se emocione si tiene un crédito fiscal.
 
Sólo serán sujetos a los beneficios anunciados ayer, los anteriores a 2007. Y como en 5 años se da la prescripción de los créditos fiscales, entonces, hay muchos de los que serían susceptibles de beneficiarse que de plano ya prescribieron.
 
Así que, la medida aprobada en la Ley de Ingresos y anunciada ayer, corresponde sólo a ese grupo pequeño de créditos fiscales que tienen más de 5 años de antigüedad pero que no han prescrito porque hubo acciones del SAT para cobrarlos y por tanto están vivos.
 
Más allá de todo, la pregunta que siempre hacemos es: ¿y a los contribuyentes cumplidos cuándo nos dan nuestro descuentito?
 
enrique.quintana@elfinanciero.com.mx