Opinión

Hay elecciones

    
1
 

   

Elecciones EU

Con esto de Trump, hace rato que no atendemos lo que ocurre al interior del país. En junio tendremos elecciones de gobernador en tres entidades: Coahuila, Estado de México y Nayarit, y sólo de alcaldes en Veracruz. Los tiempos se van agotando y los partidos deben definir sus candidaturas. De hecho, el lunes cerró el plazo para presentar alianzas en Estado de México, y sólo hubo dos: PRI, con los ya clientes PVEM, Nueva Alianza y PES; y el PRD sólo con el PT, porque Movimiento Ciudadano al final ya no se sumó y la tan anunciada 'gran alianza' con el PAN tampoco pudo cuajar. Aparentemente, la 'gran alianza' que sí se tenía en Coahuila dejó de existir en consecuencia.

Aunque falta todavía, y luego pasan cosas extrañas, aparentemente tendremos competencia en Coahuila entre PRI (y aliados) y PAN, porque allá no hay mucha presencia de los otros partidos. En elecciones presidenciales, la izquierda sí junta votos en el norte, pero en los demás procesos casi no compite. A veces, incluso, queda apenas en el nivel para mantener el registro, o ni eso. Hay muchos que creen que con el bajo nivel de popularidad del presidente Peña esto cambiará, y habrá un derrumbe del PRI, que sería cosechado por la izquierda. En particular, mencionan a Morena. No estoy convencido de ello, y ya veremos en junio qué ocurre.

En el caso del Estado de México, el asunto es diferente. En esa entidad la izquierda sí tiene presencia, aunque ahora irá dispersa en al menos tres opciones: Morena, PRD-PT y Movimiento Ciudadano. Las dos primeras tienen base territorial importante, ambas en el oriente del estado. Morena cuenta entre sus filas con el expresidente municipal de Texcoco, con fuerza en la zona, mientras que PRD tiene presencia en Neza y lugares circunvecinos. Para los tres partidos, creo, parece ser más importante definir su peso real rumbo a las negociaciones de 2018 que ganar el estado. No creo que ninguno tenga posibilidades. Pero, otra vez, hay muchos que creen que Morena crecerá significativamente. Ya veremos.

En Nayarit parece repetirse el escenario del Estado de México, y participarán: el PRI (con sus satélites), PAN, PRD (tal vez también con PT), Morena y Movimiento Ciudadano. No creo que la izquierda tenga muchas posibilidades, pero tampoco parecería que pueda ganar el PAN por sí solo (como sí sería posible en Estado de México y Coahuila), porque históricamente su presencia ha sido menor.

Veracruz es cosa aparte. No hay elección de gobernador en este año, pero sí hubo el año pasado y habrá el próximo, de forma que el estado tendrá efervescencia permanente. Sumemos la inmensa desgracia que fue Javier Duarte, la renuncia de Fidel Herrera para venir a la grilla, los pleitos entre varios Yunes, y el coctel resultante a ver quién lo digiere. Ni modo.

Si acaso las elecciones de este año apuntan algo para el próximo es la dispersión, las dificultades para nombrar candidatos, y la abundancia de golpes bajos. Eso, sin duda, también lo veremos en 2018. Pero los resultados de las elecciones de junio no indican lo que pasará en 2018. Habrá efectos, sin duda, pero nada directo o inmediato. Me parece que lo que debemos atender es cómo se distribuye el voto entre esos cinco participantes, especialmente viendo las cuatro elecciones juntas. Eso nos dirá cómo sigue la tendencia iniciada en 2015. Cuando ocurra, lo platicamos aquí mismo.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey.

Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
Misión posible
¿Qué hacer?
El día