Opinión

Hasta siempre Fidel

 
1
 

 

Fidel Castro

El Comandante ha muerto y con él toda una época caracterizada por el enfrentamiento ideológico y político.

La convulsa historia, no sólo de Cuba, sino de América y alguna parte del mundo, a partir de la segunda mitad del siglo XX, no se explica sin considerar la eminente figura del controvertido y victorioso líder de la Revolución de la Sierra Maestra.

Referente histórico obligado para comprender la incierta geopolítica actual, Fidel fue lo mismo inspiración que aversión. Líder valeroso frente el avasallamiento imperialista, ojo del huracán de la amenaza nuclear, protagonista de la guerra fría, exportador del comunismo. Patriota o tirano. La historia lo decidirá.

Lo que no puede negarse es que la imagen e influencia del sempiterno Comandante fue determinante, en muchos sentidos, para condicionar los derroteros de casi todo el hemisferio durante al menos 30 años, de manera directa o indirecta, con mayor o menor intensidad, pero siempre patente, de manera destacada al menos hasta la caída del muro de Berlín y el hundimiento de la Unión Soviética.

Para América la mayor repercusión del ejemplo cubano bajo el régimen castrista quizás haya sido la multiplicación de movimientos revolucionarios de corte socialista, que dio pie, paradójicamente, a la instauración de regímenes militares y autoritarios durante las décadas de los 60 y 70. Chile, Perú, Brasil, Guatemala, son claros ejemplos, pero también a gobiernos populistas todavía vigentes: Ecuador, Venezuela, Bolivia o Nicaragua. Acompañados de movimientos radicales como el MARTA, las FARC, Sendero Luminoso, el ELN, PROCUP y PDLP, que aún tienen reminiscencia en el continente.

No puede omitirse la estrecha relación que México tuvo con Cuba, desde el hecho mismo de haber brindado apoyo material a Fidel y a su revolución,

Hoy para Cuba, la incertidumbre se aviva, ya sin Fidel y frente al torbellino Trump, ¿qué puede esperarse?

Hasta siempre…

Correo:grhhuizar@gmail.com

También te puede interesar:

Similitudes

La hoguera de las lealtades

Seguridad o libertad