Opinión

Hasta con la cubeta se van a dar los legisladores

1
  

   

diputados

El segundo periodo de sesiones que se avecina trae algunos nubarrones cargados de encono partidario provocado por las 13 elecciones de gobernador que se celebrarán en este año.

No obstante las buenas intenciones del presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, al convocar a los grupos parlamentarios representados en el Congreso de la Unión a poner como prioridad la agenda que el país necesita y a no afectar las labores legislativas por razones electorales rumbo al 5 de junio, los legisladores se aprestan a llevar agua a su molino y uno de esos caminos es precisamente impedir que prospere alguna iniciativa de relevancia, únicamente porque quien la propuso sea un adversario político.

Así que las iniciativas sobre Transparencia y Rendición de Cuentas; el Sistema Nacional Anticorrupción y la Miscelánea Penal, por citar algunas, es muy probable, a menos que prevalezca la cordura y se antepongan los intereses supremos de la nación a los partidistas, que no saldrán a la luz en este segundo periodo de sesiones que inicia el próximo 1 de febrero, salvo que la aplanadora mayoritaria se imponga.

Zambrano apuntó que los legisladores deben concentrarse en cumplir a cabalidad su responsabilidad por la que fueron electos y si quieren darse hasta con la cubeta que sea afuera, pero en el recinto parlamentario “tratarse con civilidad democrática”.

Entre los asuntos fundamentales a los que se les tiene que dar una atención especial en el periodo de sesiones que se avecina es a todo lo relativo a la Reforma Política del DF, para ver cómo la Cámara Baja intervendrá y jugará su propio papel, resaltó.

Más allá de este llamado a la cordura y civilidad, lo importante es que existe una mayoría relativa conformada por el PRI, PVEM y PANAL que a la hora de los catorrazos pueden imponerse y mayoritear las votaciones y con ello seguir la línea productiva que prevaleció en el primer periodo de sesiones.

Declaratoria de Reforma Constitucional, en materia de desindexación del salario mínimo. Con la aprobación en 22 congresos estatales, se emitió la declaratoria correspondiente y con ello se turna al Ejecutivo Federal para su publicación en el Diario Oficial de la Federación.

Varios grupos parlamentarios coincidieron en señalar que la desvinculación del salario mínimo es un logro que marca un rumbo claro de acrecentar el poder adquisitivo de los trabajadores. Un beneficio real en la persecución de mejores condiciones sociales, el cual trata de generar bienestar en la población y disminuir los niveles de pobreza y desigualdad existentes en el país.

El diputado del Verde Javier Herrera Borunda fue más allá al señalar que se intenta abonar para una mayor igualdad en lo económico, sin necesidad de convulsiones políticas o financieras, a través de la reorientación de la senda del crecimiento, la distribución del ingreso y una mejor política salarial, sincronizada con los cambios estructurales en la economía mexicana. Esto es una paulatina reducción en la inequidad que sólo se materializa mediante incrementos progresivos del salario.

Por cierto, durante la declaratoria estuvo presente Miguel Ángel Mancera, quien llegó acompañado de Alejandra Barrales y Salomón Chertorivski. Al principio muy sonriente, el jefe de Gobierno saludó a los legisladores que se le cruzaban en el camino durante la sesión de la Comisión Permanente, donde atestiguó que una de sus banderas políticas, la desindexación del salario mínimo, se hizo realidad, empero cuando se topó con los reporteros paulatinamente su semblante cambió. La sonrisa se desdibujó para dar paso a una mueca de molestia ante los insistentes cuestionamientos de los representantes de los medios de comunicación en torno al nuevo reglamento de tránsito y a las ya célebres fotomultas, además de la persecución sin clemencia para los automovilistas. Preguntas que empañaron la aureola de Mancera que busca colgarse medallas ajenas en lugar de resolver la inmovilidad que sufre la Ciudad de México.

También te puede interesar:

Camacho y Sesma, por un gobierno reformador

Positivo, el balance legislativo de la Cámara Baja

La cultura adquiere nivel de secretaría de Estado