Opinión

Hacer nuestra la agenda de Trump

 
1
 

 

¿Podría Trump cancelar el TLC?

Qué peculiar estrategia la del gobierno mexicano que, intempestivamente, eligió un camino superinnovador en el contexto de la elección presidencial de Estados Unidos, al afirmar ya en dos ocasiones (primero el presidente Enrique Peña en su visita a la Casa Blanca; y ayer la Canciller Ruiz Massieu) que México está dispuesto a renegociar el Tratado de Libre Comercio (TLCAN), algo que no estaba en el escenario inmediato de nuestras relaciones comerciales.

¿Por qué el gobierno decidió de repente hacer suyo uno de los puntos centrales de la agenda de Donald Trump, el candidato republicano a la presidencia de ese país? ¿Este cambio fue sugerido por el gobierno de Barack Obama? ¿Es factible renegociar el TLCAN y potenciarlo a nuestro favor?

El viernes en la conferencia de prensa el presidente Obama se refirió a las bondades del TLC para su país, al afirmar que “cada día, inversiones y transacciones comerciales por mil 500 millones de dólares cruzan nuestras fronteras. Ese comercio bilateral da soporte a más de un millón de puestos de trabajo aquí en los Estados Unidos”. Más adelante, en la sesión de preguntas, fue Peña quien primero lanzó la idea de que el TLCAN podría ser renegociado para potenciarlo, lo que Obama secundó inmediatamente, aduciendo que una renegociación podría “fortalecer las condiciones laborales de los trabajadores” y “enfrentar los retos medioambientales que surgen con un crecimiento rápido”.

Así que ahora estamos parados en la agenda de Donald Trump, el candidato puntero de las encuestas —con 44 por ciento de la preferencia, según difundió CNN ayer—. Una agenda inquietante para la que México no estaba preparado y para lo que no había equipo, discurso y ni siquiera menciones. Al contrario, la agenda comercial estaba enfocada en el TPP y en la Alianza del Pacífico, cuando de pronto llega Trump y nos hace adoptar la suya.

Una cosa es clara: al hacer México y Estados Unidos explícitas menciones sobre la posibilidad de renegociar el TLCAN, se adelantan a que Trump lleve la batuta del tema en caso de ser electo. Pero es un escenario donde tendrían que sentarse las partes (incluyendo Canadá) en las siguientes semanas y, al menos, homologar este tratado con los estándares del TPP. Esa sería una salida mínimamente digna en medio de la convulsión política estadounidense.

Trump no mencionó a México en su discurso durante la convención republicana. Eso quizás es buena noticia. No obstante, no parece ser un tipo muy fiable, por lo que sería recomendable que antes de que nuestro país abrace otro de sus postulados exista una agenda previa y no reactiva al respecto. No vaya a ser que en noviembre ya estemos hablando de cómo vamos a ayudarle a construir su muro.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: 
motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
De la Madrid busca gran un pedazo de los 500 millones
Joaquín Vargas prueba que sí crece la clase media en México
Enrique Castillo y Valentín Diez Morodo en Banamex