Opinión

¿Habría tentación para manipular al peso?


 
Desde octubre pasado se supo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos lanzó una investigación sobre la posible manipulación del mercado de divisas por parte de instituciones financieras poderosas: Citigroup y JP Morgan, entre otras. Más adelante se ha confirmado que la investigación va muy en serio, y que tomó una dimensión global, involucrando a autoridades del Reino Unido, Suiza y Hong Kong.
 
Globales son también los bancos que están siendo investigados. Además de los arriba citados, también están Barclays, Saxo Bank, UBS, el Royal Bank of Scotland y Deutsche Bank. La mayoría de ellos ha declarado que colaboran con las investigaciones. No obstante, un suceso dentro de Barclays elevó la sospecha de que estamos frente a un problema considerable, pues decidió suspender a seis de sus más altos ejecutivos del área de divisas. Otros cinco bancos también suspendieron gente.
 
 
Ayer otro banco británico se sumó a los que colaboran con la investigación: HSBC, que dijo esto en la página 10 de su reporte trimestral: “La Autoridad de la Conducta Financiera está llevando a cabo investigaciones de la mano de otras agencias del mundo acerca de varias firmas financieras, entre las que se incluye HSBC, en relación con el mercado de divisas. Estamos colaborando con las investigaciones, que se encuentran en una etapa muy temprana”.
 
 
La verdad será muy complicado probar manipulación cambiaria y exhibir a los posibles culpables. Ese gigantesco mercado es quizá el más puro de todos, el más perfecto, el menos regulado, el más instantáneo. Los mexicanos hemos vivido su inmediatez. No obstante, no es difícil imaginar que ciertos algoritmos computacionales puedan ser inventados por parte de bancos gigantes para aprovechar o mover en milisegundos las ventanas de intercambio de cualquier divisa.
 
 
Las centésimas generan millones.
 
 
Siendo el peso mexicano una de las divisas de mercados emergentes más intercambiadas cotidianamente de forma global, se antoja preguntar a la autoridad monetaria (Banxico) si nuestra moneda pudo haber sido sujeta de manipulaciones selectivas; y a la autoridad supervisora (CNBV) si tiene sospechas que le lleven a pensar que en México también habría que investigar este caso.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota