Opinión

¿Habremos Ombudsman Pyme?

El primer ombudsman Pyme en México pudiera nacer en el DF

El equipo de la Secretaría de Desarrollo Económico del DF, luego de haber impulsado la nueva Ley de Fomento Económico en el DF, en espera del momento para entrar en vigor, desea ahora concretar la figura del Ombudsman.

Fue Heriberto Félix Guerra como Subsecretario de las MiPymes, dentro de la Secretaría de Economía Federal, quien primero llevó a la opinión pública la idea de una instancia que defendiera los intereses de las MiPymes frente a las autoridades en sus distintos ámbitos de responsabilidad.

Desde entonces, a nivel Federal, poco se ha podido avanzar. En la actual administración Enrique Jacob Rocha retomó el tema que durmió algunos años en la discursiva oficial. En la agenda Federal existe el propósito. Tienen ya perfilada su acción inicial.

La primera de ellas es que el ombudsman representará a las MiPymes frente a actos de autoridad o programas gubernamentales que puedan afectarlas. La defensoría dependerá del INADEM y se emitirán recomendaciones o sugerencias a otras instancias de gobierno.

De las expresiones del Presidente del INADEM se sabe que no se tratará de una instancia independiente del Gobierno Federal al ser parte de la estructura del organismo que encabeza y que al parecer no tendrá dientes y, por ende, su acción se limitará a la realización de recomendaciones, al menos en un inicio.

Otras de las ideas que ha articulado el Presidente del INADEM es que eventualmente pudiera atender asuntos privados que afectan a las MiPymes cuando éstos se generan por grandes empresas, las famosas tractoras, cuando sus políticas de acción afecten a las MiPymes proveedoras. Por ejemplo: las políticas de pago a plazos largos.

La figura del Ombudsman que procura el despacho que encabeza Salomón Chertorivski, al frente de la SEDECO del Gobierno Capitalino, pudiera tener algunas claras diferencias respecto al que en breve pudiera surgir del Gobierno Federal con el que deberá coordinarse.

En primera, existe la posibilidad de que no sea encabezado por una sola persona, sino por un comité de defensores entre los cuales uno de ellos será el portavoz de las expresiones de este grupo de especialistas o encargados de la instancia.

La decisión en cuanto a cómo se pronuncia el ombudsman pudiera ser no de un “iluminado” sino de un grupo de encargados de la defensoría. La decisión debiera ser consensada entre los integrantes del “despacho” ombudsman.

Una segunda diferencia pudiera ser la independencia del Ombudsman respecto al Gobierno que le crea. En la idea Federal será parte del INADEM mientras que el Gobierno del DF estudia la conveniencia de su independencia.

La tercera diferencia aparente es que el Gobierno Federal ha hablado fundamentalmente de “la emisión de recomendaciones”; mientras que el equipo capitalino no descarta que el Ombudsman nazca con algunos dientes y capacidad de tomar acciones correctivas y punitivas.

El ombudsman que procura el Gobierno Federal es más próximo al modelo de Estados Unidos de un Ombudsman Nacional en coordinaciones con despachos estatales y regionales, donde un grupo de voluntarios analizan los casos y emiten recomendaciones que estudia el Ombudsman nacional para llevarlo a nivel de recomendaciones con los legisladores.

¿Cuál será el mejor modelo? Ciertamente el que mejor funcione para las MiPymes. Ninguno de los dos será malo porque además, independientemente de sus diferencias, tendrán que trabajar juntos. Con diferencias o no, las dos trabajarán por las Pymes y ello de ninguna manera puede sino aplaudirse.

Correo:
direccion@universopyme.com.mx