Opinión

Habrá más tránsfugas

    
1
   

    

prd pan

Ya iniciado el año electoral, la baraja de precandidatos se acomoda en una interposición de aspirantes entre los distintos partidos políticos.

Sin duda, en esta falta de definiciones ideológicas, el mayor beneficiado ha sido Andrés Manuel López Obrador, de Morena, quien ha logrado acercar a un gran número de perredistas y algunos priistas.

Pero con la definición de todos los candidatos, será más claro el acomodo de los militantes. Muchos priistas dicen que votarán por López Obrador si el aspirante presidencial del PRI no es visto como un militante cercano a ellos, es decir, en el caso de que sea el independiente José Antonio Meade, a quien muchos ven más allegado al PAN, que al tricolor.

Esta visión es totalmente certera, ya que algunos panistas connotados, como Ernesto Cordero o Roberto Gil Zuarth, son más cercanos al secretario de Hacienda que a su dirigente Ricardo Anaya, quien de ser candidato podría perder los votos del calderonismo.

Sin duda, Ricardo Anaya es el más fuerte candidato del Frente Ciudadano por México y ha salido fortalecido de las últimas tempestades, ya que, aunque raspado, logró mantener a su bancada en el Senado y casi paraliza al país, al no permitir que se eligiera al presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Ese escándalo desdibujó el Informe presidencial y fue una demostración de fuerza para los priistas, que marca el inicio de una fuerte confrontación para lo que falta del sexenio, pero dividió irremediablemente al PAN.

La también panista Margarita Zavala está clara de que es casi imposible que sea la candidata por parte del Frente Ciudadano por México, ya que no cuenta con el apoyo de los perredistas. De hecho, ayer afirmó que no le entusiasma, porque no hay reglas claras.

Sin duda, de ser candidata sólo contaría con el apoyo de los calderonistas, ya que ni diputados ni senadores estuvieron con este grupo en el enfrentamiento en las cámaras de Diputados y Senadores.

Si el candidato por el PAN o por el Frente fuera el exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, perdería muchos apoyos de los panistas, quienes aseguran que sigue siendo priista, pero, eso sí, contaría con el PRD y, sobre todo, con la corriente de Los Chuchos, quienes han estado muy cerca de él.

Otro precandidato que aseguran tiene el apoyo de los priistas para contender es Jaime Rodríguez, El Bronco, quien, al haber llegado solo y como independiente a la gubernatura, no tiene a ningún diputado con él y no podrá dejar a un interino afín, sino es con el voto del tricolor.

Claro que el respaldo lo tiene en este momento, porque lo único que busca el PRI es que haya un mayor número de candidatos, y de esta forma se pulverice el voto y eso les dé posibilidades de triunfo.

El escenario está tan trastocado como los propios partidos políticos y sus tránsfugas y oportunistas integrantes.

¿ASÍ, O MÁS SUPERFICIAL?
Los damnificados de Chiapas por el sismo no sólo tienen que soportar su desgracia, sino también a la primera dama del estado, Anahí Puente, quien ha tomado la desgracia como una telenovela.

Aparece en los videos con lágrimas, abrazando a quienes perdieron sus casas, en la entidad donde hubo mayores daños por el sismo del pasado jueves y siendo ella la estrella de este show mediático.

Y para colmo subió un video en el que, con voz apesadumbrada, señala:

“Bueno, muy despeinada, muy mal arreglada, muy fea y no me importa nada, lo que me importa es ayudar a la gente. Yo sé que ustedes quieren que cante, me quieren ver haciendo conciertos y estando cerca de ustedes, pero la verdad eso ahorita no me importa”.

Twitter: @ginamorettc

También te puede interesar:

¿Los itamitas, juntos?
México era muy diferente en 2013
Acuerdo intermedio para el fiscal