Opinión

Hablando de Cancún

   
1
  

 

Cancún (shutterstuck)

El miércoles de la semana pasada El Financiero publicó que “la comunidad urbana más próspera de México es Benito Juárez, cuya cabecera municipal es Cancún, en el estado de Quintana Roo, al obtener 66.4 de 100 puntos posibles, lo que ubicó a la demarcación con ‘Factores de prosperidad moderadamente sólidos’, según el Índice de Ciudades Prósperas (ICP), elaborado en conjunto por la ONU y el Infonavit.

“El ICP se calculó con alrededor de 40 variables, divididas en 6 categorías: gobernanza y legislación urbana, infraestructura, productividad, calidad de vida, equidad e inclusión social y sostenibilidad ambiental”. (http://www.elfinanciero.com.mx/empresas/estos-son-los-municipios-mas-prosperos-de-mexico.html).

Qué te dice esa nota, le pregunto a Celina Izquierdo, quien hace 24 años migró del Distrito Federal a Benito Juárez, donde hoy dirige el Observatorio de la gobernanza para la cooperación y el desarrollo.

Izquierdo responde con varias anécdotas y distintas estadísticas.

“El otro día fuimos por una persona al aeropuerto. El vuelo se retrasó.
Estuvimos más de una hora en la banqueta, guareciéndonos de la lluvia como podíamos. ¿Sabías que el aeropuerto de Cancún no tiene sala de espera para quienes van por alguien? No hay noción de lo que es el espacio público. ¿Y ya viste lo que cuesta salir de ahí en taxi?”.

Celina explica que en 18 años la traza del sistema de transporte público no se ha modificado en la ciudad cuya población crece, según sus cálculos, a un ritmo de 11.6% anual.

Esa rigidez del sistema de transporte genera situaciones como que salir en taxi del aeropuerto cueste 700 pesos, y también margina a buena parte de la población de acceso a un ministerio público.

“Para llegar a una agencia del MP, la gente tiene que tomar al menos dos transportes, porque incluso si no es mucha la distancia a recorrer, no hay rutas lógicas entre donde viven los más pobres y esas agencias. Según nosotros, en los hechos 70% de la población de Cancún no tiene acceso efectivo a un MP.

“Y no hay rutas directas porque los concesionarios del transporte son personajes o en la política o ligados a políticos, y no les conviene que eso cambie”, explica Izquierdo, que ayer presentó a una veintena de cónsules honorarios las cifras de la violencia de género en Benito Juárez.

“La gente, incluidos algunos cónsules, ven Cancún y dicen ‘está todo bien, muy tranquilo’. Pero hay varios Cancunes; y en el estado, en términos de violencia, estamos arriba de la media nacional. Incluso se sorprenden de que planteemos la necesidad de una alerta de género.
Pero ahí están las cifras: se han reportado 98 mil denuncias de violencia contra las mujeres en Quintana Roo. De esas, 1,800 llegaron a un MP, y de esas sólo hubo 70 procesos judiciales que han dado por resultado apenas 13 sentencias.”

¿Qué tendría que cambiar?, pregunto a Celina. “Para empezar, los horarios laborales. En muchos hoteles a la gente le dan contratos de sólo 28 días, y los mandan a su casa sin paga en los llamados ‘descansos solidarios’, y siempre les están cambiando de horarios. Esto repercute en que nunca sabes cuándo el transporte de tu trabajo te va a dejar a las 3 am en la orilla de la zona hotelera y a ver cómo llegas a tu casa. Por supuesto, eso impide organizarte para estar con tu familia”.

Escucho a Izquierdo y me acuerdo de lo que escuchaba hace años en Ciudad Juárez, de cómo generaciones de hijos de trabajadores de la “próspera” maquila fueron raptados por pandillas que aprovechaban la ausencia de los padres.

Prosperidad, abusos y violencia, aquí hablando de Cancún.


Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
El juez al que todos hemos abandonado
Duarte: ¿Los mirreyes también lloran?
De verdad, secretario Chong, ¿cómo es la coordinación?