Un Día Mundial del Turismo atípico en el Caribe
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Un Día Mundial del Turismo atípico en el Caribe

COMPARTIR

···

Un Día Mundial del Turismo atípico en el Caribe

05/10/2018
Actualización 05/10/2018 - 13:12

Cada año, la Organización Mundial del Turismo (OMT) dedica el Día Mundial del Turismo a un tema en especial. Esta vez fue: “La transformación digital y la innovación”. En 2017 se destinó al turismo sostenible; en 2016 tuvo como lema “Turismo para todos: promover la accesibilidad universal”, enfocado básicamente a las personas discapacitadas; y en 2015, “Mil millones de turistas, mil millones de oportunidades”, para destacar que por primera vez se había superado la barrera de este enorme número de viajeros por todo el mundo en un solo año.

Conmemorado el 27 de septiembre durante ya casi cuatro décadas, los temas elegidos han sido muy variados, y se hacen presentes en los discursos oficiales del día de esta celebración. Todos los países suelen alinearse a lo que dicta la OMT y los conceptos se repiten en cada uno de ellos.

Sin embargo, este año en Quintana Roo decidieron hacer algo diferente, que llama la atención porque fue un acto de justicia: dedicaron el día a quienes son la parte fundamental de la industria turística: sus trabajadores.

Varias veces hemos comentado en este espacio sobre la paradoja que se vive constantemente en el mundo laboral del turismo, donde los empleados trabajan en lugares lujosos, mirando siempre sonrientes y amables, cómo otros se divierten pagando cantidades inusitadas por cosas o servicios que para los trabajadores están tan lejanos, que ni siquiera les pueden resultar aspiracionales; mientras ellos viven en colonia populares, carentes de muchos servicios básicos y en niveles de pobreza.

Esos hombres y mujeres que dedican su vida a que otros sean felices, rara vez experimentan lo que es estar en los zapatos —o sandalias— de esos otros, y cuando lo llegan a lograr, es con base en mucho sacrificio.

Por todo eso, es de celebrar que este año la Secretaría de Turismo de Quintana Roo, el principal estado turístico del país, dueño del Caribe Mexicano, junto con parte del empresariado local, se propusieran que en este Día Mundial del Turismo fueran los trabajadores quienes se divirtieran junto con sus familias.

Sin ningún costo para los beneficiados, repartieron más de cuatro mil excursiones y pases por un día y se les autorizó faltar a sus trabajos.

La explicación que dio la secretaria de Turismo estatal, Marisol Vanegas Pérez, fue muy simple: “Cada año, la Organización Mundial del Turismo selecciona diversas temáticas para conmemorar este día. Este año decidimos honrar a la pieza fundamental para lograr la satisfacción del turista y el motor principal que nos permite mantener la excelencia y calidad en el servicio. Gracias a todos los trabajadores del sector, hoy por hoy somos líderes mundiales en atención y hospitalidad y tenemos un índice de repetitividad en el destino superior a 52 por ciento. Así que este día, los trabajadores guardan sus uniformes o instrumentos de labor para disfrutar el paraíso”.

Todo esto lo hicieron por medio del programa #DeAquíSoy, el cual incluye cien atractivos turísticos de la entidad, entre playas, lagunas, parque, museos, zonas arqueológicas y paradores fotográficos, en 40 rutas turísticas coordinadas directamente por personal de la Sectur estatal.

Las cortesías se repartieron entre empleados de hoteles, restaurantes, aeropuerto, marinas, transportadoras y campos de golf, y algunos testimonios recabados por la Sectur comprueban que ya era hora de que se tomara una acción de esta naturaleza.

Por ejemplo, el señor Neftalí Hernández, quien labora en un hotel de Cancún, comentó: “es un privilegio que se me haya tomado en cuenta para este evento. En veinte años, es la primera vez que se nos toma en cuenta como trabajadores. Ahora, este día nos toca estar del otro lado. Vamos a visitar el Venture Park. En lo personal no he tenido el tiempo ni los recursos para visitarlo”.

Samantha Santos, empleada en un spa, afirmó que por primera vez visitaría la isla de Holbox, “y en un futuro muy próximo me gustaría conocer Tulum”. Historias como estas debe haber casi en la misma cantidad que trabajadores en la industria turística, no sólo de Quintana Roo, sino de todo el país.

Por esto, con motivo del Día Mundial o con cualquier otro pretexto, sería de elemental justicia que acciones similares se replicaran, por lo menos una vez al año, en todos los destinos del país. El secretario de Turismo de Campeche, Jorge Manos Esparragoza, recientemente elegido presidente de la Unión de Secretarios de Turismo de México, podría tomar nota y plantearlo a sus homólogos de la República como acción conjunta en todo México, en la próxima asamblea que lleve a cabo esta agrupación.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.