Opinión

Guillermo Ortiz ya tiene a quien premiar


 
 
 
La semana pasada Banorte lanzó una tasa de 8.48% para créditos hipotecarios. Si bien no es una tasa muy baja —la tasa interbancaria está en casi la mitad, alrededor de 4.3%—, sí es más competitiva que la que ofertan otros bancos para productos similares. Santander cobra 8.49% anual en su producto denominado 'Mi Tasa es tu Casa'. A su vez, Banamex carga 8.65% en el producto llamado 'Con esta tasa, sí estrenaré casa'. De manera que Banorte tendría una de tasas las más bajas.
 
No dudo que mucha gente que quiere comprar una casa o apartamento elija a Banorte por su nueva tasa de interés. Cada décima cuenta. No obstante, la magia del producto que acaba de lanzar Banorte no nada más se encuentra en esa cifra, sino en una línea discursiva genial y pocas veces vista en México que la propia gente de Banorte situó en una tercera prioridad, y que consiste en asociar el salario típico que gana un individuo con el valor del inmueble que con ese salario puede adquirir. Veamos.
 
 
Dijo Banorte en el cuarto párrafo de su comunicado la semana pasada: “El Director Corporativo Hipotecario de Banorte, Isidoro Sánchez Espejel, señaló que dentro del mercado hipotecario del país ‘ofrecemos el producto que mayor poder de compra brinda a sus acreditados, pues la relación crédito – ingreso permite a una persona que, por ejemplo, tenga un ingreso de 30,000 pesos, adquiera una vivienda de 1 millón 650,000 pesos; esto es, 20% más casa que lo que ofrece la competencia’”.
 
 
No sé si Banorte y su presidente Guillermo Ortiz se hayan dado cuenta de la joya que lograron amalgamar: vincular en la comunicación mercadológica el ingreso del acreditado con el valor del inmueble que comprará. Eso hace toda la diferencia en la mente del consumidor, porque el mexicano promedio no está acostumbrado a pensar en términos de tasas, y mucha gente ni siquiera sabe que la tasa de interés es el precio del dinero.
 
 
Asociar el ingreso de una familia al valor del inmueble que puede adquirir es un acierto que debiera escalar en la publicidad de Banorte. Ya veremos en las siguientes semanas si explotan adecuadamente ese acierto… que por el momento quedó supeditado únicamente a la guerra de tasas.
 
 
Twitter: @SOYCarlosMota