Opinión

Guillermo Ortiz y
su aporte a Banorte

La tercera Sesión Plenaria del Consejo de Banorte será el marco en donde al menos, públicamente, veremos por primera vez juntos a Guillermo Ortiz, presidente del Consejo y a Carlos Hank, recién nombrado consejero de la institución y nieto del fundador del grupo, Roberto González Barrera.

Nadie tiene duda en Banorte del aporte que ha hecho el ex secretario de Hacienda y ex gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, a ese banco. Uno de ellos es el iniciar, en 2012, las sesiones plenarias del consejo, que reúne no sólo a los principales empresarios del país, sino también --dada las relaciones de Ortiz Martínez—el lograr traer a Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, a Michel Camdessus, ex director del Fondo Monetario Internacional, y a distintos ex presidentes, tanto de la región como de Europa, con el objetivo de intercambiar visiones globales y regionales para apuntalar al grupo en el escenario internacional.

No sólo eso. Congruente con sus críticas como funcionario, una vez que llegó a la presidencia del consejo de Banorte, se inició el proceso para listar a esa institución financiera en la Bolsa Mexicana de Valores. Y si bien originó parte de las diferencias con la familia González Barrera, le dio a Banorte otra posición, al ser de los primeros grandes bancos en el país en dar ese paso.

A cada una de las sesiones del banco ha asistido el presidente Enrique Peña Nieto y en esta tercera ocasión todo indica no será la excepción. También se tiene confirmada la asistencia de Ángel Losada, de Grupo Gigante; Manuel Saba, de Grupo Xtra; José Andrés de Oteysa, de OHL México; Carlos Ruiz, de Sempra Energy; Luis Téllez, todavía de la BMV, entre otros.

Aunque a decir de Alejandro Valenzuela, un relevo “son meras especulaciones”, en esta tercera sesión causa interés el papel que jugará Carlos Hank, quien podría ir a tomar nota de lo que se debe hacer en beneficio del banco.

Uno de los temas que inició precisamente Guillermo Ortiz con Alejandro Valenzuela fue la modernización de sus plataformas tecnológicas con IBM. Eso -dijo en su momento Ortiz- se vería en diez años, ya que hay que reconocer que a diferencia de los otros bancos, la tecnología no es hasta ahora el fuerte de la institución, aún cuando tienen buenos proyectos. Por lo pronto la moneda está en el aire para Hank González.

CALLADITOS

Aunque Banamex ha tenido un par de eventos en las últimas semanas, sin presencia de sus principales directivos, todo indica será hasta el 5 de diciembre en que se reúnan con los medios en su tradicional comida de fin de año. Tan calladitos están, que su reporte optaron por no enviarlo a los medios, como tradicionalmente lo hacen. Sólo fue entregado tarde a la Bolsa, cumpliendo así con la ley, pero nada más. Ojalá en 2015 el panorama cambie.