Opinión

¿Guerrero fallido?

 
1
 

 

Estos grupos continúan pidiendo al gobierno la detención de grupos criminales. (Archivo Cuartoscuro)

Este domingo 16 de agosto, regresando de Puerto Escondido a la ciudad de México, fui testigo del resquebrajamiento institucional, federal y estatal, en Guerrero. A tan sólo 60 kilómetros de Acapulco se encuentra San Marcos, parte de la Costa Chica, en la carretera federal 200. Eran las 11:40 de la mañana, cuando atravesando la población, frente a mi había una camioneta pickup que decía Policía Ministerial seguida de otra con una docena de hombres civiles armados. Uno de ellos saludó a una muchacha en la banqueta. Me paré y le pregunté: ¿Quiénes son? Autodefensas -me dijo- saludé a mi primo. ¿Y qué hacen?, inquirí. Buscan a un narco que dicen que llegó anoche, aquí no queremos narcos, respondió.

No supe que más decir. A tres kilómetros encontré una patrulla de la Policía Federal de Caminos. Me paré para comentarle lo que acababa de presenciar. “Es normal, aquí las autodefensas son buenas, no se preocupe”, contestó el oficial. ¿Pero qué van hacer?, pregunté. “Nada, no podemos hacer nada, a este estado se lo acabó la corrupción”, me contestó.

Continué mi camino y a 20 kilómetros, unos 15 minutos antes de llegar a Acapulco se encuentra un retén del Ejército. Después de contestarle al sargento mi procedencia, motivo del viaje y destino final, le mostré las fotos que tomé de la camioneta con las autodefensas. La respuesta fue idéntica: “Aquí eso es normal; no podemos hacer nada. Tenemos instrucciones de no quitarles las armas, pero no salen de su pueblo”.

En síntesis, las autodefensas en busca de un presunto narco, escoltando a la Ministerial para que realice su trabajo. Dos cuerpos federales, la Policía de Caminos y el Ejército, al margen, indiferentes, resignados o acostumbrados al límite que la realidad le pone a lo que debiera ser su deber y el cumplimiento de sus facultades.

Todo esto, en el Macondo guerrerense, al tiempo que el camino está tapizado de espectaculares de Héctor Astudillo dando las gracias con el lema de “Guerrero ganó con orden y paz”. ¿A qué orden y paz se refiere el gobernador electo? ¿Cómo piensa solucionar los problemas de crimen, narcotráfico, ilegalidad, impunidad? ¿Qué hacer ante los cárteles de la heroína? ¿Qué futuro le depara a Guerrero?

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
'In good faith'
Fepade: ilegal e inmoral
¡Tarjeta roja!