Opinión

Grupos de autodefensa, percepción y confusión


 
Según una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE), 58 por ciento de los entrevistados en Michoacán y 65 por ciento en el resto del país está de acuerdo en que se deje operar a los grupos de autodefensa en tanto el gobierno no garantice la seguridad pública en el estado.
 
El GCE preguntó también a los encuestados en Michoacán y en el resto del país si están de acuerdo o en desacuerdo con que los ciudadanos se organicen y se armen para defenderse del crimen organizado. Por el sí se manifestaron 43 por ciento en el estado y 53 por ciento en el resto del país.
 
 
A pesar de ello, apenas casi 32 por ciento de los michoacanos y 43 por ciento de los habitantes del país tiene una opinión aprobatoria de los grupos de autodefensa.
 
 
En Michoacán casi 47 por ciento consideró falso que su único objetivo sea restablecer la seguridad pública y la defensa de los ciudadanos frente al crimen organizado, en tanto que 37 por ciento consideró que tal afirmación es cierta. En el país, 47 por ciento cree que es verdadero y 39 por ciento que es falso.
 
 
Respecto de si los encuestados creen que los grupos de autodefensa fueron formados por el crimen organizado para proteger sus intereses, 34 por ciento dijo que sí y 50 por ciento que no. En el país, 32 por ciento contestaron que no y 54 por ciento que sí.
 
 
En contraste, la población cree (52 por ciento en Michoacán y 54 por ciento en el país) que detrás de los grupos de autodefensa en la entidad hay algunos gobernantes o políticos.
 
 
El 33 por ciento de los michoacanos respondió que el gobierno debería desarmarlos con amnistía y sin proceso legal en su contra; el 23 por ciento pide dejarlos operar y 14 por ciento que hay que detenerlos y encarcelarlos. En el resto del país, 34 por ciento opina que debe dejarlos operar y 24 por ciento que hay que desarmarlos y otorgarles amnistía.
 
 
De este trabajo del GCE se desprende que hay confusión. La población no tiene una opinión clara ni mayoritaria. Y no la tiene porque falta información, certidumbre, claridad.
 
 
Otra conclusión es que en general la percepción respecto de estos grupos es mejor en el resto del país que en Michoacán. ¿Será que la distancia suaviza la opinión y que la cercanía la endurece?
 
 
El CGE incluyó otra pregunta que sí obtuvo mayoría: 66 por ciento de los michoacanos y 73 por ciento de los encuestados en el resto del país consideran que el gobierno ha sido rebasado por el crimen organizado y que carece de la capacidad para garantizar la seguridad pública.
 
En acción, resultados y percepción, el gobierno federal y los gobiernos estatales tienen una inmensa tarea por delante. Más vale verlo así y así enfrentarlo. El gobierno no debe caer en la tentación, a la que sucumben tantos gobiernos, de dedicar más esfuerzo a la percepción que a la realidad. La percepción cambia cuando la realidad cambia. Lo demás es artificio.