Opinión

Grecia se declara en suspensión de pagos

1
 

 

Banco Grecia

Las negociaciones entre el gobierno griego y las autoridades de la Unión Europea se suspendieron el sábado pasado, con lo que es inminente que aquel país declarará la suspensión de pagos de su deuda externa que vencen las próximas semanas. El hecho de no poder cumplir con sus obligaciones ante el Fondo Monetario Internacional le ocasionará que se le suspendan las últimas líneas de crédito, lo cual impedirá su actividad normal. Hay que recordar que el gobierno griego no tiene la capacidad de imprimir euros, por lo que debe de obtenerlos del exterior, ya sea por medio de exportaciones o de deuda.

Ante ese temor la población empezó a retirar efectivo del sistema bancario durante las pasadas semanas, lo que se incrementó en los últimos días. Ante esta presión el gobierno decidió cerrar los bancos y las actividades bursátiles hasta el martes 7 de julio, al tiempo que anuncia un referéndum para conocer la opinión de la población respecto a si desean continuar con la política económica exigida por la Unión Europea.

Esto significa que se ha impuesto un control de capitales en ese país, para tratar de impedir que los recursos financieros sigan saliendo del país, con lo que se detiene de manera abrupta la actividad económica de la nación. Los ahorradores solo podrán retirar efectivo de los bancos por un máximo de 60 euros diarios por tarjeta o cuenta; se podrían realizar pagos y transferencias electrónicas dentro del país, pero no al extranjero; y en caso de querer hacer pagos hacia otros países se deberá obtener la autorización de un Comité de Aprobación de Transacciones Bancarias dependiente del gobierno, así como otras medidas adicionales.

Esta situación, parecida al llamado “corralito” que se impuso en Argentina hace varios años, provocó una fuerte caída en los distintos mercados bursátiles en el mundo, ante el riesgo de que se colapse la unión monetaria del euro. Debido al tamaño de la economía de Grecia (menos del 1.8% del PIB europeo) y de su población (once millones de habitantes) no debería de tener un impacto fuerte en el largo plazo, aunque empresas y bancos que operan con ese país sí se verán afectadas de manera inmediata. Sin embargo, su efecto es principalmente político debido al riesgo sobre la existencia de la Unión Monetaria Europea. Esto se reflejó de manera inmediata en el tipo de cambio y en las tasas de interés en México y en la mayoría de los países del mundo.

Un efecto del control de capitales será el fuerte costo en la actividad económica, con lo cual la economía volverá a contraerse en el presente año a una tasa del 7% o incluso menor, dependiendo de las medidas posteriores que se tomen, lo que se suma a la caída de los pasados años. Habrá quiebra de empresas y de bancos, los cuales tendrán que ser intervenidos por el gobierno para permitir el funcionamiento de la economía así como un aumento en el desempleo.

Se tendrá una severa dislocación de los mercados, por lo que esa economía será muy diferente en los próximos años. Es de resaltar que aunque el país decida en el referéndum seguir en la órbita del euro, el daño ya está hecho por la pérdida de la confianza ocasionada por estas medidas.

Hoy queda muy claro que no estaban dadas las condiciones para que esa economía entrara a la unión monetaria del euro y mantuviera su propia política fiscal. Un país no puede tener una política de gasto público expansivo y mantener un tipo de cambio fijo al mismo tiempo. La lección para los demás países es muy clara en el sentido en que no se puede mantener un aumento en el gasto público y en la deuda sin tener repercusiones negativas en la economía, en las empresas y en el empleo aunque tengan como moneda al euro o al dólar.

benito.solis@solidea.com.mx 

También te puede interesar:
Grecia sigue afectando a los mercados globales
¿Qué pasa en la economía después de las elecciones?
Se evalúa el impacto de las elecciones en la economía