Opinión

Grecia, dentro del escenario de riesgo

 
1
 

 

Grecia (Bloomberg/Archivo)

El accidente ocurrió. El juego de presiones no dio el resultado deseado para Grecia. El punto de acuerdo de última hora entre el país helénico y las autoridades financieras de la unión monetaria simplemente no llegó. La reacción de mercado que siguió al fin de semana puso en tela de duda qué tal listos se encontraban los mercados para la materialización de un escenario de riesgo.

Mi impresión es que a lo largo del reciente drama griego, todavía permanecía vigente un consenso respecto a una probabilidad menor al 50% de no encontrar un acuerdo y quizás aún menor de la salida de Grecia de la Unión Europea.

Más aún, creí percibir el consenso de que la salida de Grecia no constituiría el drama que quizás pudo haber causado hace unos años, cuando comenzó la secuencia de rescates, monitoreos, valoraciones, extensiones y negociaciones dramáticas, y que bastaría el fuerte compromiso del Banco Central Europeo como prestamista de última instancia para limitar el potencial contagio a otras plazas de la periferia europea.

A juzgar por las reacciones de los mercados a nivel global tras el fin de semana, conformada por una depreciación cambiaria generalizada frente al dólar, retrocesos bursátiles y una por lo pronto enigmática caída en tasas de interés de largo plazo alrededor del mundo –con excepción en la periferia europea; los participantes en los mercados parecían no tener internalizada a plenitud la ausencia de un acuerdo.

No solo lo anterior, sino que los agentes parecen ver un mayor riesgo en la situación posterior a la falta de acuerdo de la que uno podía suponer.

¿Qué sigue?

En este punto solo podemos señalar una serie de eventos a los que se les podría asignar una mayor probabilidad en los siguientes días. Aquí cuatro de ellos:

Primero, Grecia no tendría oportunidad de pagar la deuda al FMI que vence este 30 de junio.

Segundo, el Banco Central Europeo restringiría el acceso al programa de provisión de liquidez de emergencia para los bancos griegos.

Tercero, podrían robustecerse los programas de controles de capital, algunos de los cuales ya fueron implementados.

Cuarto, de llevarse a cabo, hay una alta probabilidad de que el resultado del referéndum sea positivo y pueda descartarse una salida de Grecia este año y un menor riesgo de salida para los siguientes.

Mientras tanto, creo que habría que esperar sesiones con alta volatilidad, con potencial a ser recrudecida por el dato de la nómina no-agrícola en EUA de desviarse del consenso de 230 mil plazas –sobre todo si es mayor.

Así, nos espera una semana nada aburrida.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar

Menor expectativa de crecimiento, un fenómeno global

Tres reflexiones sobre el tipo de cambio

Qué esperar de Banxico esta misma semana