Opinión

Grave situación en robo de señal de TV de paga

 
1
 

 

[HBO lanzará su plataforma que combina tecnología y recreación / Bloomberg]

La piratería de señales de televisión de paga en América Latina muestra un preocupante incremento que llega al 20%, siendo México uno de los mayores mercados, con los más altos índices de tráfico ilegal entre los países de la región. Esta es una de las líneas de medición del “Reporte Anual Anti-Piratería” que presentan las empresas productoras y distribuidoras de contenidos televisivos, encabezadas por HBO.

Según las cifras de Bussines Bureau, el número total de suscriptores legales en América Latina llega a los 84 millones, por lo que el número de ilegales rondaría la desafiante cifra de 17 millones de hogares. Las empresas productoras no solo se enfrentan a este tipo de piratería de “colgados” y de antenas clandestinas (free to air o FTA), sino a la subfacturación que ejercen muchas de las cableras que distribuyen la señal sin reportar los números reales de suscriptores.

En el caso de nuestro país, según cifras de la Cámara Nacional de la Industria de Televisión por Cable (Canitec), la estimación de pérdidas en el año 2014 llega a los 200 millones de dólares, que representa hasta el 50% de las utilidades estimadas por la industria. Solo en la capital del país el porcentaje estimado de señal ilegal en hogares y comercios es del 45%. Visto así, según el Presidente de la CANITEC, tendríamos que tener una cárcel para más de un millón y medio de piratas.

Los que resulta muy interesante y que el estudio deja ver, es el hecho de que, por virtud de los vertiginosos cambios tecnológicos las formas de piratería de señales se estén transformando radicalmente. La muy rudimentaria practica de colgarse está siendo superada por la nueva señal digitalizada; sin embargo, esta tecnología está abriendo nuevas formas de copiado ilegal a través de internet, que empieza a ser el nuevo escenario de las batallas. El muy comentado caso de “rojadirecta.com” es sin duda representativo de esta novedosa forma de confrontación.

Un sentimiento claramente percibido de los números y mediciones del Reporte es el escaso involucramiento que los parlamentos latinoamericanos están manifestando en torno al fenómeno. Cuesta aun trabajo que las leyes de nuestros países den un trato equivalente a este comportamiento, como lo darían al robo de otros fluidos como la energía eléctrica o el gas. Lo pernicioso de este bajo perfil de respuesta, es que la tolerancia franca y oficial de este tipo de piratería es un abierto mensaje de respaldo al robo de propiedad intelectual como forma marginal –y aceptable-, de comportamiento social.

Un factor que en este contexto debe destacarse es el papel fundamental que las tareas coordinadas de los protagonistas genera como contención del fenómeno. El hecho de que las empresas afectadas, los programadores, las asociaciones y las autoridades puedan comunicarse e intercambiar información, permite entender mejor el fenómeno, definir estrategias y facilitar la gestión legislativa y de operativos antipiratería. Los alcances y consecuencias del tráfico ilegal de derechos de propiedad intelectual en todos los campos culturales y de actividad económica está alcanzando tales niveles que se requiere el involucramiento de todos, aunque suene y sea un lugar común. La destrucción de la cadena de valor en ésta y otras industrias es clara y siniestra, y no da pausa para asumir medidas correctivas inmediatas.

Twitter:@JalifeCaballero

También te puede interesar:

La solución Uber

Avanza poderosamente Comercio Electrónico en el país

Analiza CIDAC causas y alcances de la piratería en el mercado mexicano