Opinión

Grandes empleados hacen grandes amigos


Envíale tu pregunta a Richard Branson

Pregunta: Nuestra compañía, N7 Creamery, abrirá pronto un local insignia en el sur de California. Esta ha sido una de las tareas más difíciles de mi vida, pero me encuentro pensando en el equipo que tengo que formar en vez de cualquier preocupación sobre el dinero. Esto me lleva a una pregunta: ¿hasta qué grado cercano es demasiado cercano? ¿Está bien desarrollar lazos estrechos con las personas con las que uno trabaja e incluso llegar a amarlas?

— Brett Bingaman

Respuesta: He conocido a algunos de mis amigos más cercanos a través de mi trabajo y me complace cuando nuestros empleados en las diferentes compañías Virgin me dicen lo mismo. En la mayoría de los empleos, la gente pasa más tiempo con colegas que con la familia y amigos, así que ¿por qué no convertir las relaciones profesionales en verdaderas amistades? Una atmósfera cordial y amistosa sólo puede beneficiar a su equipo y a sus clientes.

Los lineamientos que establezca sobre este tema darán forma a la cultura de la compañía durante los años por venir. Algunos gerentes desaprueban que su personal se divierta en el trabajo, se vuelvan los mejores amigos o incluso se enamoren, pero yo no estoy de acuerdo.

En Virgin, nos las hemos arreglado para crear una atmósfera divertida, inclusiva y vigorosa en el trabajo, y las amistades y romances que han florecido han enriquecido nuestras vidas; hemos celebrado muchos matrimonios entre empleados a lo largo de los años.

Esos lazos alientan a los empleados a colaborar y les ayudan a mantenerse juntos en los momentos difíciles.

Hace un par de años, después de que Virgin Money adquirió el banco británico Northern Rock, viajé por el país dando la bienvenida a los nuevos empleados al Virgin Group. Uno de mis objetivos era tener una mejor idea de la atmósfera en las sucursales, y me emocionó encontrar que en muchas oficinas había no sólo parejas de esposos trabajando juntos, sino que en ocasiones ¡también sus hijos e hijas! No hay respaldo más fuerte que cuando un empleado dice a un pariente que una compañía es un lugar grandioso para trabajar, así que supe que nuestro nuevo negocio encajaría bien con el Virgin Group.

Supongo que debo haber dicho algo similar a mi hijo Sam, porque ha decidido seguir los pasos de su hermana Holly, al asumir un puesto en nuestra oficina de Londres, donde trabajará con nuestra fundación sin fines de lucro Virgin Unite y con muchas de las otras compañías dentro del grupo. Estoy ansioso de verlos a ambos cuando esté en esa oficina; ¡es un gran regalo para un padre orgulloso!

También hemos podido usar la atmósfera acogedora que hemos creado para hacer de nuestro gran número de empleados –50 mil– un activo.

Otras compañías de este tamaño podrían volverse más bien impersonales, pero en vez de ello, nosotros aprovechamos nuestro tamaño para dar a los empleados la oportunidad de moverse entre las empresas del grupo. Jean Oelwang, por ejemplo, se trasladó al puesto de director ejecutivo de Virgin Unite después de trabajar en otro rol en Virgin Mobile Australia.

También operamos programas de transferencia que permiten a los empleados cambiar de compañías por periodos de tiempo establecidos, lo cual el personal de Virgin Australia y Virgin America señala que es tremendamente benéfico. Estos programas han ayudado a las compañías a compartir mejores prácticas y mejorar la comprensión entre ellas.

Esas políticas flexibles alientan la colaboración, como cuando los expertos digitales de todo el grupo se reúnen para “piratear” varios proyectos. Cualquier día, podría ver al equipo de redes sociales de Virgin Trains trabajando en la oficina de Virgin Media, o al grupo de mercadotecnia de Virgin Limited Edition, nuestra empresa hotelera de lujo, dirigiéndose a nuestra compañía de turismo espacial, Virgin Galactic, para compartir actualizaciones y consejos.

Algunos dirían que los gerentes deberían evitar forjar amistades con los empleados porque hace a las decisiones difíciles más difíciles aún. En mi opinión, ése es el punto. Cuando inicias una compañía, tú y tus empleados deben dar todo lo que tienen al negocio y al equipo, o no deberías molestarte en lanzarla. Y si trabajan juntos en las buenas y en las malas, pero a pesar de todos tus esfuerzos te ves obligado a dejar ir a un empleado, entonces esa decisión debería ser difícil; debería doler.

Brett, tu decisión de enfocarte en crear una cultura cordial y respetuosa en tu compañía, en vez de centrarte estrechamente en las utilidades, indudablemente dará frutos a largo plazo. Cuando estás empezando, puede ser difícil atraer al talento correcto; encontrarás que es mucho más fácil hacerlo si pueden ofrecer a los empleados un ambiente de trabajo agradable junto con una misión que combine con sus ambiciones.