Opinión

Gran sorteo

1
 

 

Con ayuda de dos tómbolas gigantes, al estilo Lotería Nacional, Morena realizó el sorteo para elegir a los candidatos a diputados federales plurinominales. (Foto: Édgar López)

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil leyó la noticia con los ojos de plato: “Fue un acierto que se incluyera este proceso de elección de candidatos por sorteo. Es algo inédito, nunca visto en la historia de nuestro país”. Así explicó Liópez la decisión de Morena de rifar 200 candidatos plurinominales.

“Con esta decisión se rompe el molde de cómo se ha hecho política corrupta en México.” Que decida el azar, nosotros nos lavamos las manos. Siete negro, gana siete negro. La banca pierde. La política como un gran casino. Muy bonito.

Nos viene de atrás la cosa (no empiecen), medita Gil. El artículo 44 de los estatutos de Morena dice esto: “La selección de candidatos de Morena a cargos de representación popular, tanto en el ámbito federal como en el local, se realizará en todos los casos sobre los siguientes principios: la decisión final de las candidaturas de Morena resultará de la utilización armónica de los métodos de elección, insaculación y encuesta de acuerdo a lo señalado en este apartado”. Un grito terrible se oyó en el amplísimo estudio: aaay, mis hiijoos. ¿Cómo ven a Gil citando estatutos partidarios y toda la cosa? Arrrooooz.

Armonía

La utilización armónica de la elección, insaculación y encuesta. Anjá. A ver: cómo se puede lograr la armonía entre elección, una acción que consiste en designar a alguien por votación (ción-ción-ción); insacular, hecho que consiste en poner en un saco cédulas o boletos para un sorteo. Y luego, al final, una encuesta: caracho es como poner en un vaso agua, aceite y vodka. Oigan, amigos de Morena, ¿escribieron sus estatutos dormidos? Seguramente ocurrió algo peor: esos estatutos los escribieron despiertos.

“Sostenemos que los que llaman a no votar o a anular el voto le están haciendo el juego a la mafia en el poder. Pobre de aquel que decida traicionar un movimiento tan noble y humano como el que encabezamos.” El movimiento noble y humano lo encabezo yo: esooo, todos a cantar: qué pasará, qué misterio habrá puede ser mi gran noche.

En el centro deportivo Plan Sexenal, lugar de muy raro nombre que aún existe, el prócer Martí Batres, presidente del Comité Ejecutivo Nacional, aseguró que “el tema de las candidaturas era importante pero que lo principal era que dichos candidatos podían denunciar el mal gobierno y preparar el cambio para la transformación nacional. En el tema de las candidaturas debe prevalecer la serenidad. El 2015 va a estar muy bien, pero el 2018 va a estar mejor”. Ajúuua, nos vemos en el 2018. Batres habla como un viejo gatillero del Oeste: “lo importante es la causa, lo importante es la lucha, lo importante es la historia”.

Gamés leyó con atención la nota de su periódico Reforma: dos terceras partes de las candidaturas por representación proporcional se van a sortear entre 3 mil militantes elegidos en 300 asambleas. A su vez, la tercera parte será para personas externas, elegidas por el Consejo Nacional del Partido.

Gilga caminó sobre la duela de cedro blanco. A la mitad de ese pequeño viaje se detuvo y se jaló los pelos: un partido que elige a sus candidatos por sorteo, no manchen, un partido tremendo, como Zacatepec contra los Osos Grises. Ahora mal: si las candidaturas en Morena se sortean, el corazón simple de Gil pregunta: ¿se rifará la candidatura a la presidencia de la República? Desde luego que sí, y como se sabe, el azar siempre favorece a Liópez y las encuestas. Les informamos que la armonía se implantó y Liópez es el candidato a la presidencia y aparecerá así en las boletas del 2018.

González Iñárritu

Birdman, la película de González Iñárritu, arrasó en Hollywood. Gil festeja que un mexicano triunfe en la premiación de los óscares, faltaba más. Gamés no comprará la paparruchada de que esa película no es cine mexicano ¿No es mexicano González Iñárritu? ¿No hemos festejado los goles del Chicharito? ¿No hemos admirado la plástica de Toledo en Francia y en Londres y en Nueva York? Trancuilos.

La máxima de Orson Welles espetó dentro del ático de las frases célebres: “Es imposible hacer una buena película sin una cámara que sea como un ojo en el corazón de un poeta”.

Gil s’en va

También te puede interesar

Caminos sin ley

Defensores del libro y la decencia

Señoras muy felices