Opinión

Gran calavera

  
1
  

  

ALTARES MUERTOS QRO

Con mucho apremio la muerte, Decidió acabar con todo.
No dejar nada a la suerte, Aunque no fuera a su modo

Ni títere con cabeza, Quería dejar la calaca,
Se llevaría a la realeza, Y hasta a la gente más flaca.

Empezando por Europa, Desordenó con gran saña,
Brexit, Grecia, y hasta España, a todos dio misma sopa.

En el tema electoral, Dejó a los gringos lo peor,
Una elección espantosa: Nomás se mueve la losa,
Y nos desmaya el olor.

“Que aguanten”, dijo la muerte, “al loco que quiere el muro,
–pero si quieren futuro–, más vale un México fuerte”.

Puso Medio Oriente en crisis, Con medio mundo en la gresca,
Putin, Turquía y hasta ISIS, Mecha, pedernal y yesca.

En los rumbos de la China, Xi ya es todopoderoso,
De sus mares, el coloso, De virtudes, una mina.
Con el derrumbe inminente, Ya se siente emperador,
Y pone a temblar a la gente, En todo su alrededor.

Apenas el siglo entrado, Y soplan vientos de guerra,
El vecindario se aterra, Por un país alocado:
En un extremo con China, Con Rusia del otro lado,
Y la muerte, sibilina, Lleva muertos con trascabo.

Falta sólo un elemento, Para terminar con todo,
Que gane Trump, el jumento, Su propia guerra de lodo.

Hay que impedir la tragedia, Entreteniendo a la muerte,
Por una semana y media, Con puro alcohol del más fuerte.

De no lograrlo, sin duda, Hará la muerte festejo,
A gente sensible o ruda, Se la llevará parejo.

Morirá toda una época, El tiempo de la razón,
A manos de gente loca, E incluso sin corazón.

Habremos sido un compás, De espera entre mucha muerte,
La democracia, pa’atrás, Y cada quién a su suerte.

En elecciones han muerto, Naciones muy poderosas,
Como pasa con un huerto, En que se envenenan rosas.

Y es que lo nuestro es morir, Y a eso nos regresamos,
De poco sirve reír, Si por la muerte votamos.

Parecería todo un chiste, Si el costo no fuese alto,
Si la apuesta fuese alpiste, Poco nos importaría,
Pero estamos dando un salto al vacío, ¡Madre mía!

En fin, el Buda ya nos lo dijo, Nada dura para siempre,
No es lo mismo padre e hijo, Ni tampoco piojo o liendre.

Mirando el fin de una era, Va la muerte por la tierra.
Y esta grande calavera, Con estos versos se cierra.

Profesor de la Escuela de Gobierno, Tec de Monterrey


Twitter: @macariomx

También te puede interesar:
De ultratumba
499
Dejando atrás el petróleo