Opinión

¿Gracias, Donald Trump?

 
1
 

 

Donald Trump descartó a Bernie Sanders como rival por la Casa Blanca. (Reuters)

Estoy totalmente de acuerdo con las descalificaciones que personajes públicos han hecho de Donald Trump y sus perniciosas propuestas para construir un muro en la frontera, confiscar las remesas y expulsar a millones de mexicanos indocumentados. Coincido con Vicente Fox en que el muro es un ‘pinche muro’; con Felipe Calderón en que esas propuestas le recuerdan a Hitler; con la canciller Ruiz Massieu en que sus ideas no son inteligentes. El presidente Peña también ha nombrado el hipotético muro diciendo que es un elemento de aislamiento.

Lo que me parece muy peculiar e inédito es que el espantoso Donald Trump está logrando algo que no veíamos venir: unir a los mexicanos.

Que este señor nos insulte está teniendo un resultado positivo de este lado de la frontera: personas de perfil político variado están coincidiendo de manera natural para reprobar sus propuestas e insensateces.

No me quiero imaginar que el impresentable Donald Trump gane la presidencia de Estados Unidos; pero si ello ocurriera, es previsible que millones de mexicanos se movilicen para recibir con los brazos abiertos a aquellos compatriotas que fueran expulsados con sus políticas antiinmigrante. Aquí serán bienvenidos.

Yo no quiero que gane Donald Trump, porque está loco, nos insulta, ningunea y pretende revertir el libre comercio que tanto ha beneficiado a nuestros dos países.

Pero si eso ocurriera, el efecto de hermandad de los pueblos estadounidense y mexicano (por encima de aquel gobierno), y la filiación y solidaridad hacia nuestros connacionales presentaría una cara inédita.

Los gringos dejarían de ser los ‘pinches gringos’ y se apreciarían desde aquí las reales virtudes de los estadounidenses, quienes serían víctimas de un gobierno populista anómalo. Al mismo tiempo, los inmigrantes serían las víctimas que todo mexicano quisiera auxiliar en su repatriación.

Dos efectos positivos adicionales ha tenido Donald Trump en México (además de unirnos): en primer lugar, desmoronó en un santiamén la forma de aplicar la Doctrina Estrada, que usualmente se invoca para evitar que México se pronuncie sobre los cambios de gobiernos en otros países. Siempre se ha dicho que en la vida interna de otros países no nos metemos. En segundo lugar, Trump exhibió a Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador, quien, en lugar de sumarse a la apabullante realidad para reprobar las posturas de Trump, dijo que buscaría un acuerdo con él si es que ambos llegan a gobernar. El acuerdo sería para que los mexicanos les vendamos naranjas a los estadounidenses.

Ojalá este circo dure poco y Donald Trump pierda. Pero por lo pronto sus palabras han mostrado facetas poco vistas en varios actores públicos relevantes.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
El culebrón de los casinos
Adrián Cervantes, en ruta definitiva de ascenso
Así se ven Aeroméxico y Volaris