Opinión

Gracias, Agustín

 
1
 

 

Carstens, el mejor banquero central del mundo: CCE

Si hay una palabra que 120 millones debieron decir ayer a Agustín Carstens cuando se supo su salida del Banco de México para dirigirse a la dirección general del Banco de Pagos Internacionales, esa palabra es 'gracias'. Gracias por mantener la estabilidad de precios durante una de las épocas más complejas de nuestra generación; gracias por calibrar con tanta precisión la política monetaria en tiempos de apreciación del dólar; gracias por no regatear la colaboración con la autoridad fiscal para mantener la estabilidad.

No hubo otro banquero central como Carstens en México. Agustín fue el heredero de todo un sistema profesional de altas cualificaciones que tuvo como prioridad cerrar el paso a la inflación. Y lo logró: la inflación convergió al rango de 3.0 por ciento en años recientes, durante su mandato, y ha quedado claro ahora que, si sale de dicho rango, el origen serían las convulsiones económicas globales.

Los jóvenes no tienen memoria de las crisis que implicaron inflaciones de terror. Pero debieran registrar en sus cuadernos las palabras que el Banco de México reportó en su más reciente informe: “La inflación general anual registró hasta septiembre de 2016 diecisiete meses consecutivos en niveles por debajo de 3.0 por ciento, si bien en octubre se ubicó ligeramente por encima de dicha cifra, como resultado de la gradual tendencia al alza que ha mantenido la inflación subyacente y del impacto que tuvo el incremento en el precio de las gasolinas en la frontera norte del país”. Son frases que años atrás eran imposible de leer en un informe del Instituto Central y a las que Carstens nos iba acostumbrando en los últimos años.

Algunos incrédulos se preguntaban ayer si era verdad lo que apuntó el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, en el sentido de que el nombramiento de Agustín en el Banco de Pagos Internacionales era un reconocimiento a su trayectoria. Es una vileza cuestionarlo. Por supuesto que lo es. El propio BIS publicó ayer que Jens Weidman, presidente de esa institución, calificó a Carstens como una persona “de un calibre excepcional y una gran experiencia internacional”; y que, en el comité de selección estuvieron Mark Carney, Mario Draghi, Haruhiko Kuroda, François Villeroy de Galhau, Ignazio Visco y Janet Yellen.

Con Agustín Cartens todos los periodistas quieren hablar. Yo pude entrevistarlo varias veces como gobernador de Banxico. Ahora tendremos que encargarle la estabilidad macrofinanciera ya no sólo de México, sino de todo el mundo, que vigilará desde Suiza porque, como me dijo en Acapulco en la más reciente Convención Bancaria cuando le pregunté si Donald Trump estaba en sus modelos de riesgo, “todo mundo lo tenemos en la cabeza”.

Twitter:
 @SOYCarlosMota

Correo: 
motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Automotrices confían en Guajardo, pero no tienen 'plan B'
El vórtice de riesgo que ya vieron Meade y Rubio
Llamen a Herminio, Serra, 'et al.'