Opinión

Gobierno vs autodefensas

Ahora resulta que el vocero de los autodefensas de Buenavista Tomatlán, Hipólito Mora, tuvo que salir corriendo (perdón volando en un helicóptero), luego de que 400 integrantes de otro grupo de autodefensas encabezado por un Simón “El Americano” exigieran su salida.

Además de peligrosos grupos del crimen organizado como los Caballeros Templarios, movimientos magisteriales, protestas de grupos indígenas, gobiernos ineficientes y corruptos, y ahora Michoacán está al borde de una guerra entre autodefensas. Parecería que los pronósticos de que las autodefensas se saldrían de control del gobierno federal podrían cumplirse.

En mis talleres compartimos reglas para este tipo de negociaciones, que de violarlas pueden tener un impacto negativo en cualquier estrategia de negociación al futuro con organizaciones y movimientos, además de enviar una señal de debilidad extrema del gobierno, y enviar incentivos para que sean mucho más violentos. Aunque he escrito sobre estas reglas con anterioridad, a la luz del problema en Michoacán, vale la pena repetirlas de nuevo:

1. Nunca permitir que te tiemble la mano. El uso legítimo de la fuerza es el último recurso del estado, y los buenos negociadores buscan evitar hacer uso de este recurso. Pero si siente titubeante al gobierno de hacer uso de la fuerza, se da un margen enorme para exigir y demandar.

2. ¡No me amenaces! Cuando el gobierno hace una amenaza, debe de hacerse respaldado con un lenguaje y acciones contundentes que no pongan en duda la decisión del gobierno de hacer uso de la fuerza si es necesario.

3. No todos los conflictos tienen una respuesta negociada a corto plazo. De hecho, en estos casos un proceso de negociación es una alternativa de no hacer el uso legítimo de la fuerza ante personas que estaban violando la ley y el derecho de terceros. Al paso de los días el gobierno federal se ve y se siente débil, y esto lo están aprovechando otras organizaciones y movimientos sociales. Vamos a la siguiente regla.

4. Como trates a unos tendrás que tratar a todos. ¿Con qué credibilidad podrá el gobierno exigir que autodefensas en otros estados, o antagónicos en Michoacán, bajen las armas cualquiera que sea su motivo o queja? De hecho, el trato que le ha dado el gobierno a la CNTE está creando incentivos para comportarse exactamente igual o peor que la Coordinadora.

5. La decisión de sentarse a negociar es parte de una estrategia. O sea que, cuando el gobierno acepta abrir una mesa de negociación, es una concesión, no un privilegio o deber. Antes de iniciar una negociación formal, el estado siempre debe de considerar exigir y cumplir la ley. Esta regla en particular parece que no se respetó en el caso de las autodefensas en Michoacán. Por eso, meses después de que se le dio reconocimiento a la presencia de las autodefensas

6. Negociar la ley es doblegar. Esto es una lección clave para la gobernabilidad a largo plazo en México, porque en general se percibe que el estado tiene poca disposición de hacer uso de la fuerza, aun cuando esté respaldado por el estado de derecho y la ley, que es el arma más importante que tiene el gobierno. Si negocian la ley, entonces cualquier exigencia, por más descabellada que parezca, está sobre la mesa. Incluyendo violar la Carta Magna, despojar propiedades privadas, robar, extorsionar, golpear a policías y ciudadanos. Esta regla me lleva a la última regla.

7. Capacidad de negociar define estilo de liderazgo. Esta es una consideración que pocas veces se toma en cuentan en el gobierno. El estado requiere no sólo de buenos, sino de extraordinarios negociadores, ya que cualquier error tiene un impacto nacional. Además de que los errores de los negociadores afectan directamente la credibilidad y capacidad de liderazgo del gobernante. Así de sencillo.

Entendiendo estas reglas, podemos empezar a vislumbrar el futuro. Si las autodefensas piensan que el estado está tambaleante y que no hará uso de la fuerza, no estarán dispuestos a negociar ni acatarse ante las autoridades. Y muchos grupos y organizaciones seguramente están observando y planeando sus siguientes pasos, con base en lo que observan en Michoacán.