Opinión

Gobernar con buenas y malas nuevas

   
1
  

  

Expresidente Chileno Ricardo Lagos. (cuartoscuro)

‘¿Qué pasaría en México si en un momento dado, seis meses antes de producir “los destapes” hubiera un gran consenso, independiente del destape?’
Ricardo Lagos


En 2011, para la elaboración del libro Nuestra Oportunidad, de Editorial Aguilar, tuve el gusto de charlar con el expresidente chileno Ricardo Lagos. Hoy creo es oportuno recordar sólo un fragmento:

“Me parece muy importante cómo explica y se alegra cuando las cosas van bien, y cómo se explica cuando las cosas van mal.”

“Siempre dije en mi campaña a la Presidencia que debíamos evitar las promesas que incluían números, pero yo hice un número porque la crisis asiática golpeó muy fuerte a Chile. Fue el único año en que tuvimos crecimiento negativo. Entonces dije: voy el primer año a aumentar en 200 mil los empleos en Chile y después en cien mil cada año. En total, seis años con 700 mil empleos nuevos.”

“En septiembre del primer año, calculé que no llegábamos a los 200 mil empleos, y fui a la televisión y dije: ‘vengo a explicar por qué fracasé’, y tomé el pizarrón y con tiza empecé a explicar. El último año logré crear 200 mil empleos, o sea, que al final la promesa de 700 mil empleos la cumplí.”

“También afirmé que iba a arreglar en 90 días las filas para conseguir turno de ingreso a los hospitales. Como a los ochenta días, la ministra de Salud me dijo que no iba a estar el cien por ciento, le dije: “Vamos a darle cuentas al país antes de los noventa días”. La ministra se llamaba Michelle Bachelet.

“Son casos en donde uno tiene que salir adelante y explicar”.
“A ratos uno pretendería ocultar esas noticias. Pero gobernar es gobernar con buenas y malas nuevas. Lo que usted debe tener es credibilidad y a ratos también debe enojarse.”

“Como Jefe de Estado usted gobierna pensando en todos los chilenos y eso a veces se olvida.”

“Yo creo que a veces no tenemos suficiente confianza en que la gente va a atender nuestras propuestas. Pero la gente sabe más que uno.”

“En México, el principal eje de interacción es con Estados Unidos no porque a usted no le guste estar en América Latina, sino porque tiene una realidad geográfica. Se hace política exterior desde el ‘barrio’ donde vives y más vale que le guste el ‘barrio’ porque los países no cambian de ‘barrio’ y a veces se nos olvida.

“México va a ser uno de los cinco grandes países emergentes de aquí a 2030 o 2050, si hacemos las cosas bien. Pero se requiere una convocatoria a grandes políticas que trasciendan el gobierno.”

“Aquí hay un tema que no es de fácil solución. En el largo plazo, hay que buscar un sistema institucional en donde el que gana tenga la mayoría en el Congreso, quizá por una segunda vuelta.”

“¿Qué pasaría en México si en un momento dado, seis meses antes de producir “los destapes” hubiera un gran consenso, independiente del destape?”

“Es muy complejo que usted elija a un presidente y no le dé las herramientas, las mayorías necesarias para poder llevar a cabo su programa. Hay tareas que necesitan un respaldo mayor.”

“Aquí hay un tema no menor. Se requiere una convocatoria a grandes políticas que trasciendan al gobierno, a lo mejor con motivo de la próxima elección presidencial, una vez con los candidatos en la boleta.”

“La POLÍTICA, –con mayúsculas–, consiste en escuchar la voz de los ciudadanos y su demanda para convertirla en un programa realizable, factible y sobre todo del cual usted deba rendir cuentas.” Hasta aquí una parte de mi diálogo con Ricardo Lagos…

Son muchas las lecciones valiosas en esta relectura. Destaco su llamado a hacer posibles estas grandes políticas que vayan más allá de los gobiernos. La propuesta sobre un acuerdo en agendas estratégicas antes de ir a las urnas en 2018, y por supuesto, la urgencia de un andamiaje institucional que dé soporte a una gobernabilidad que incentive el avance y la prosperidad.

No hay respuestas únicas, lo que creo firmemente es que, con las reglas actuales, la polarización y confrontación crecientes, el destino sólo será más adverso que el actual.

Por encima de concentrarnos sólo en aquéllos que quieren estar en la boleta, habrá que resolver los “cómo” de un sistema político que a todas luces está agotado para los enormes desafíos que enfrentamos y las grandes oportunidades que tenemos delante de nosotros.

Bien dice Ricardo Lagos: más vale que nos guste el barrio donde vivimos, y yo añadiría también que más nos vale decidir amarlo para actuar inteligentemente en consecuencia.



Twitter: @JosefinaVM

También te puede interesar:
Lo que pasa en Las Vegas no se queda en Las Vegas
Felipe González y los estados de ánimo
​Cada quien su informe

>