Opinión

Gianroberto Casaleggio, artífice del Movimiento Cinco Estrellas


Detrás de un gran político hay un gran comunicador y en la era del espacio virtual, Gianroberto Casaleggio, gurú de Internet en Italia, es el artífice del éxito de Beppe Grillo y del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que con su voto antisistema ha puesto contra la pared a los partidos convencionales de izquierda y derecha, que siguen fielmente las recetas de Bruselas y del FMI.
 
"Casaleggio no es sólo la persona que estudia y planifica el mensaje, sería reductivo catalogarlo como el titiritero de Grillo. Es una ecuación que tiene todos los elementos del genio enigmático, aunque físicamente posee la imagen del 'santón 2.0' con su largo cabello desordenado, muy pocas fotografías en circulación y un mito que lo sigue. Concede pocas entrevistas, ama a McLuhan y Asimov, es un apasionado del mundo caballeresco y de la leyenda de Camelot", explicó I Giornale el año pasado, cuando ya era evidente la fuerza del M5S.
 
Sin cuenta de Twitter o Facebook, el 'hermano gemelo misterioso de Grillo', quien sólo se comunica de manera oficial mediante la página de su firma, Casaleggio Associati, empezó su carrera profesional en Olivetti y más tarde participó en la creación de Webegg, sociedad dedicada al comercio en la red y el e-gobierno para la administración pública, controlada por Telecom Italia.
 
En 2004 funda en Milán, 'por voluntad de 5 personas interesadas en la web y su evolución', Casaleggio Associati, que muy pronto cruza sus caminos con el cada vez más politizado Grillo y con Enamics, líder del sector de tecnología empresarial y aliado de gigantes como Pepsico, Coca Cola, Northrop Grumman, Shell, JP Morgan, BNP Paribas, BP, Tesco y el Tesoro norteamericano.
 
Convierte a la bitácora (blog) de Grillo en la séptima más popular del mundo en 2007, puesto inaudito si se toma en cuenta que Italia apenas tiene la quinta parte de la población estadounidense y que en menos de 40% de sus hogares hay computadora. Sin embargo, tan sólo uno de sus posts atrae 10,000 comentarios y es la semilla del portal Meetup, que alienta el nacimiento de grupos locales -ahora existen 650- y de 'listas cívicas' de candidatos afines a las Cinco Estrellas.
 
Rompe hegemonía
 
Casaleggio, detalla The Guardian, atribuye el éxito del blog de Grillo a la peculiar situación de la bota europea en 2001-06, donde el magnate y primer ministro Silvio Berlusconi disfrutaba el monopolio de 6 de los 7 canales de telebasura. "Era como vivir en Matrix. Grillo ofreció información y comentarios libres de autocensura y cuando la gente vio que era cierto lo que decía, empezó a cuestionar lo demás".
 
Las 5 reglas de oro que ha enunciado para impulsar un movimiento político de base en Internet son promover la participación; comprender la sociología del espacio virtual como una nueva realidad; hablar su lenguaje -no decir nada que no pueda confirmarse en la red-; mantener reglas simples y comprender que las células que se ayuda a crecer alcanzarán vida propia.
 
El M5E, sostiene el teórico nacido en la región central de Umbría, es pionero de 'una nueva democracia directa, que verá la eliminación de todas las barreras entre el ciudadano y el Estado'. A diferencia de los grupos de protesta que desaparecen con la causa que enarbolan, insiste, el M5S perdurará gracias a que Internet erosiona todas las vías de mediación. Tal como los periódicos están condenados a extinguirse porque se interponen entre los periodistas y los lectores, así los partidos políticos van rumbo a su aniquilación, porque se interponen entre el electorado y las autoridades.
 
Pese a sus innovaciones, Casaleggio no ha podido evitar la critica sobre su espíritu antidemocrático. El M5S asegura tener más de 255,000 miembros, pero en el proceso de selección de candidatos sólo participaron 20,052; muchos se quejaron de que no hubo una verificación independiente y de que Grillo prohibió a sus representantes hablar para la televisión. Sin embargo, Casaleggio les recordó que sus estatutos 'tienen reglas y si quieren cambiarlas pueden crear otro movimiento'. ¿Quién redactó los estatutos?, se le preguntó. 'Grillo y yo', respondió.