Migración, la disyuntiva
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Migración, la disyuntiva

COMPARTIR

···

Migración, la disyuntiva

05/11/2018
Actualización 05/11/2018 - 11:20

Cuando nosotros buscábamos un medio de apagar el incendio, este nos invadió y Pershing, a la cabeza de su expedición, pasó a territorio de Chihuahua en persecución de Villa... Factor para vencer: la unidad del Ejército Constitucionalista, como fuerza moral”: Luis Cabrera

Difícilmente se conocerán las verdaderas intenciones de un enemigo; la sorpresa, como principio de la guerra, obliga al sigilo, a la secrecía y al engaño, según dictan los consejos doctrinales al estratega. Confiar en lo evidente o manifiesto puede ser signo de inocencia o de absoluta candidez, que, en no pocos casos, conducen a la derrota.

La paranoia suele ser inherente al líder y hasta puede ser racionalizada y electiva, pero saber esperar lo inesperado, dudar de todo y de todos de manera razonable, sistémica y tecnificada es un ejercicio nada fácil ni accesible a todos aquellos que detentan poder y toman decisiones.

La historia enseña que un conflicto de gran magnitud puede iniciarse con un incidente diplomático irrelevante, con un evento fronterizo menor, pequeñas divergencias o desacuerdos que pueden escalar a proporciones desmedidas si no se atienden sabiamente.

Lo que hace unas semanas inició con una convocatoria en redes sociales, se ha tornado en un problema mayúsculo para el gobierno mexicano. La caravana migrante, que día con día suma contingentes, convierte al territorio nacional en una exclusa, con efectos internos y externos, sociales, diplomáticos, políticos y potencialmente militares, ante el anuncio del presidente norteamericano, hoy en campaña, de enviar tropas a su frontera sur.

El tema, ciertamente regional, coloca a México en el escenario físico y político en que se desarrolla la acción y sienta un formidable precedente, con una doble presión y ante una gran disyuntiva, tanto en materia de política migratoria como de derechos humanos, en una etapa, ya de por sí compleja, en la que tácitamente funcionan dos gobiernos con visiones divergentes. ¿Asumir el costo, negociar, ganar tiempo o hacer sombra? Difícil decisión.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.