Será difícil sobrevivir para el PRI
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Será difícil sobrevivir para el PRI

COMPARTIR

···

Será difícil sobrevivir para el PRI

09/04/2018
Actualización 09/04/2018 - 10:48

Entre los integrantes de la coalición Todos por México existen muchas voces que plantean un deslinde con el actual gobierno federal, que permita a José Antonio Meade crecer como candidato y subir en las encuestas.

Señalan que muchos de los candidatos a diputados y senadores sólo responden al actual equipo en el poder, y que en definitiva no son aceptados porque están hartos de la corrupción que se vivió en el actual gobierno.

Simplemente les parece insólito que los primeros lugares de las listas plurinominales sean para los directivos del PRI, como Enrique Ochoa, e integrantes del gabinete.

En el PRI y en los partidos que se coaligaron con él existía desde el año pasado una gran claridad de que el candidato presidencial no podía ser priista, porque de acuerdo con las encuestas los ciudadanos están hartos de las prácticas de este partido político y del actual gobierno.

Y de qué sirve el cambio de estatutos y nombrar a un candidato ciudadano si no se va a deslindar del actual gobierno, y quienes deciden son los cercanos al presidente Peña Nieto.

Consideran que su propuesta no ha podido cuajar ya que José Antonio Meade y los nuevos candidatos no representan ni al PRI ni a los ciudadanos y, por lo tanto, no han logrado tener ni el voto duro priista ni acercarse el voto ciudadano.

En la primera semana de la campaña electoral algunos integrantes de la coalición Todos por México ya no tienen esperanzas en que se dé el deslinde y simplemente presumen los pasos que ha dado el candidato José Antonio Meade.

Es por ello que subrayan la importancia de que no hubiera en las listas un diputado plurinominal que sea del socavón; es decir, que no haya logrado imponerse al actual secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza. También consideran una gran victoria el que Rosario Robles hubiera quedado fuera de las listas y que entrarán personajes como Lidia Camacho o Vanessa Rubio.

Pero más allá de esas pequeñas batallas en las que resultó triunfante el candidato ciudadano, en la coalición están claros que van a una elección difícil, en la que les impactarán los negativos que tiene el presidente Enrique Peña Nieto y su baja popularidad, y en la que además los estados en contienda se han convertido en un fardo que también debe cargar el candidato ciudadano.

De nueve elecciones, para gobernador y jefe de Gobierno en la Ciudad de México, sólo en Yucatán tienen algunas posibilidades. En todas las demás entidades será el candidato presidencial quien tiene que atraer votos a los demás candidatos; mientras que en la campaña del puntero Andrés Manuel López Obrador lo que estamos viendo son candidatos fuertes en, al menos, Tabasco, Chiapas, Ciudad de México y Morelos.

Es por ello que militantes distinguidos de la coalición Todos por México esperan que su candidato José Antonio Meade los escuche y muestre a los ciudadanos que hará una diferencia al gobernar, pero no sólo con sus propuestas sino con alguna crítica al actual gobierno que dejé claras las diferencias.

Porque están seguros de que si el PRI pierde en esta elección su sobrevivencia está en juego y será mucho más difícil que en 2000, cuando el PAN llegó a Los Pinos con Vicente Fox.

El regreso a Los Pinos fue posible por un candidato carismático como Enrique Peña Nieto, pero también porque gobernaban en 20 estados. A esta elección llegan con sólo 14 gobernadores y han perdido en casi todas las entidades más pobladas del país, por lo que su recuperación será muy difícil.

Además de que ya casi no tienen figuras que los aglutinen en torno a un proyecto.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.