Se transformarán los partidos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Se transformarán los partidos

COMPARTIR

···

Se transformarán los partidos

02/07/2018
Actualización 02/07/2018 - 12:01

No cabe duda de que se impuso la estrategia del PRI en esta elección y como se planteó desde el principio, mantuvieron hasta el último momento la lucha por el segundo lugar. Porque en esta elección parecía que lo importante no era el triunfo, si no la pelea por el segundo lugar.

Como todos sabemos desde hace tiempo, ganó Andrés Manuel López Obrador y de inmediato José Antonio Meade reconoció su triunfo, minutos después Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, hizo lo propio y Ricardo Anaya también.

En esta ocasión las encuestas no fallaron, desde el inicio perfilaron al triunfador tanto en la elección presidencial como en las gubernaturas en juego, por lo que podemos asegurar que no hubo sorpresas.

Fue evidente que la ola López Obrador se impuso en casi todo el país, lo cual le permitirá tener hasta mayoría en el Congreso de la Unión. Pero esta elección también nos dejó otras lecciones, una importante fue que el nepotismo no es aceptado por la ciudadanía.

En Veracruz, Miguel Ángel Yunes se impuso en la elección de 2016 por más de cuatro puntos sobre el priista Héctor Yunes Landa, mientras que el morenista, Cuitláhuac García quedó en tercer lugar casi ocho puntos abajo.

Ahora la historia es muy diferente porque se trata de las elecciones más cerradas entre Miguel Ángel Yunes Márquez, del Frente por México, y Cuitláhuac García, de la coalición Juntos Haremos Historia.

Lo mismo sucedió en Puebla, en donde Martha Erika Alonso, esposa del exgobernador Rafael Moreno Valle, está en una cerrada competencia con el morenista Miguel Barbosa, mientras que es evidente que a Graco Ramírez, en Morelos, la ciudadanía no sólo le cobró el nepotismo, con su hijastro Rodrigo Gayosso, sino también su mal gobierno porque arrasó el exfutbolista Cuauhtémoc Blanco.

Pero si estamos hablando de estados con una contienda muy cerrada también tenemos que ubicar a Yucatán, única entidad donde el PRI está en la competencia contra el PAN y es la tercera elección muy cerrada. Mientras que el PAN y Movimiento Ciudadano ganaron con una gran diferencia de votos en Guanajuato, con Diego Sinhué, y Movimiento Ciudadano en Jalisco con Enrique Alfaro.

Las demás las ganó Morena por amplia mayoría: Chiapas, en donde fue evidente el apoyo del gobernador Manuel Velasco, del PVEM, hacia Rutilio Escandón; Tabasco, con Adán Augusto López; la Ciudad de México, con Claudia Sheinbaum, y Morelos con Cuauhtémoc Blanco.

Como ya se sabía, el gran perdedor es el PRD que gobierna cuatro entidades, de las cuales perdió en tres: Morelos, Ciudad de México y Tabasco. El PAN gobierna en ocho entidades de las cuales puede perder en Veracruz y Puebla, estados donde se privilegió la decisión de los gobernadores, por encima del partido. Además, PAN- PRD gobiernan en otras cuatro que no fueron parte de la contienda.

El PRI actualmente gobierna en 14 estados, puede perder en Yucatán y perdió Jalisco en manos de Movimiento Ciudadano que tendrá su primer gubernatura en la historia.

Ya después del voto iniciará la guerra en los partidos políticos. En el PRI Democracia Interna, de Ulises Ruíz, dará a conocer un documento para que se convoque a una elección de la dirigencia en la que no se impongan ni las cúpulas ni el gobierno federal. Este partido enfrenta su peor crisis, ya que quedó en tercer lugar en casi todos los estados y en la presidencia de la República.

El PAN también vivirá una desgarradora lucha interna, en la cual al grupo de Anaya no se le ven demasiadas posibilidades de ganar. Y en el PRD los Chuchos lucharán a muerte con Vanguardia Progresista y ADN por quedarse con el partido.

Pero también habrá efervescencia en Morena, porque se convirtió en un partido variopinto que tendrá que asentarse y recomponerse.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.