¿Otro candidato del gobernador?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Otro candidato del gobernador?

COMPARTIR

···

¿Otro candidato del gobernador?

11/05/2018
Actualización 11/05/2018 - 13:03

La historia de encuentros y desencuentros entre los partidos en Chiapas parece no haber terminado aún, pues resulta que los organismos cercanos al gobernador Manuel Velasco, Chiapas Unido y Mover a Chiapas, podrían dejar la coalición con el PRI debido a un fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y poner a un candidato afín al gobernador.

En un plazo de cinco días, el máximo órgano judicial electoral definirá si deja fuera a los mencionados partidos de la coalición con el PRI y con el Partido Verde, quienes impulsan a la gubernatura del estado al senador con licencia, Roberto Albores Gleason.

Esto porque violaron el principio de uniformidad de coaliciones establecido en la Constitución, al conformar dos alianzas diferentes para los cargos a gobernador y diputados locales, lo que está prohibido por ley.

De concretarse esta separación, aseguran, se estaría abriendo la posibilidad para incluir en la contienda a un quinto candidato, que muy probablemente sería el actual alcalde de Tuxtla Gutiérrez, Fernando Castellanos.

Al igual que el hoy candidato al senado por Morena, Eduardo Ramírez Aguilar, el edil de la capital chiapaneca es identificado como uno de los personajes más cercanos al mandatario estatal, por lo que parece que los ánimos de rebelión de Velasco Coello ante el priismo central son aún más que evidentes.

Un político siempre comentaba que a las mujeres había que apapacharlas en campaña, ellas, decía, son las que se la van a jugar por ti, pero al parecer eso no le quedó claro a Ricardo Anaya, candidato de Por México al Frente.

Después de que la candidata de Por la Ciudad de México al Frente, Alejandra Barrales, dejó caliente al auditorio con su propuesta de dar dos mil 500 pesos mensuales a las jefas de familia y de comprometerse a que la pensión alimenticia sea absolutamente obligatoria, Ricardo Anaya no entendió el mensaje de las mujeres que querían estar cerca de él.

A pesar de que le gritaban para tomarse una selfie y de que buscaban tocarlo, el candidato presidencial sólo se acercó a un pequeño grupo; es decir, desperdició la oportunidad de estar cerca de estas mujeres, que pueden significar la diferencia en la movilización el día de los comicios.

Quizá le falte ver a otros candidatos en campaña para entender la importancia del apapacho, de la cercanía; y si realmente quiere permear entre los ciudadanos, tendrá que acercarse a ellos y hacer ese trabajo de tierra, en donde Andrés Manuel López Obrador, candidato de Juntos Haremos Historia, le lleva una gran ventaja.

Los priistas se sintieron agraviados por su presencia en la campaña, nadie entiende por qué una de las mujeres más cercanas a Felipe Calderón, incluso antes de su gobierno, tiene un papel fundamental en el equipo de José Antonio Meade.

Y esta molestia se puede convertir en furia al ver la foto de Alejandra Sota, Juana Cuevas, esposa del candidato José Antonio Meade, y Mikel Arriola, en la que la encargada de comunicación social porta su chamarra roja con orgullo priista.

Así es, después de que se intensificaron los rumores de su despido con su ausencia por motivos de salud, se decidió que para desmentirlos acompañara al candidato presidencial exactamente a su lado y –¿por qué no?– que vistiera la chamarra roja con la cual se identifica el priismo.

Es por ello que muchos comentan que en la campaña de Todos por México tienen tacto de elefante

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.