No salen las cuentas
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

No salen las cuentas

COMPARTIR

···

No salen las cuentas

21/05/2018

Andrés Manuel López Obrador asegura que sólo con acabar con la corrupción “barriendo de arriba hacia abajo” podrían ahorrarse 500 mil millones de pesos al año que servirían para fondear sus propuestas de campaña.

Sin embargo, la única forma en la que lo podría lograr sería cambiando por completo la estructura el Presupuesto de Egresos de la Federación, ya que si seguimos con la inercia presupuestal, esta meta sería imposible de alcanzar.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia ha señalado que se roban 10 por ciento del Presupuesto, que en este 2018 fue de cinco billones 236 mil millones de pesos, por lo que según él de ahí salen los 500 mil millones de pesos.

Pero lo que no explica es que en el Presupuesto hay rubros a los que es imposible hacerles la deducción.

De los que es posible deducir, tenemos el gasto de operación que equivale a 707 mil millones de pesos, que si le quitamos 30 por ciento por corrupción nos permitiría un ahorro de 212 mil millones de pesos.

El gasto de inversión son 594 mil millones de pesos, y si se resta 20 por ciento por corrupción, tendríamos 120 mil millones de pesos de ahorro.

Y de la disminución a 50 por ciento del sueldo, que ha señalado para los burócratas, si nos basamos en las cifras del Presupuesto, tenemos que hay tres millones de trabajadores, de los cuales 68 mil 591 son mandos medios y superiores y cuestan 51.7 mil millones de pesos, por lo que reducirlos a la mitad significa un ahorro de 25 mil millones de pesos.

Es decir que la reducción por corrupción equivaldría a 362 mil millones de pesos y no a 10 por ciento del Presupuesto total, como asegura Andrés Manuel López Obrador.

Por cierto, Verificado 2018 señala que el cálculo de este costo de la corrupción se le atribuye al Banco Mundial y esta institución nunca ha hecho un estudio para calcularla.

Para la candidata al Senado por Aguascalientes, Lorena Martínez, esta elección es muy complicada para el PRI, y para remontar y ganar se tendría que lograr movilizar a la estructura anti Andrés Manuel López Obrador, ya que hay un alto porcentaje que no quiere que él sea el presidente de la República.

Sin embargo, reconoce que se tendrían que unificar a las distintas fuerzas políticas para convocar al voto útil, y considera que este acuerdo no tiene que darse necesariamente con el segundo lugar, que en este momento es el candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya.

De la posibilidad de que todos los partidos políticos unifiquen su campaña, la priista, quién también fue candidata en la elección de 2006 cuando se dio el voto útil del PRI a favor de Felipe Calderón, señala que para lograrlo los partidos tienen que coincidir en el interés de no permitir el triunfo del actual puntero, sin importarles preservar su registro y por lo tanto sus prerrogativas.

Lorena Martínez señala que más allá de que se diera este acuerdo, existe otro problema, ya que hoy por hoy ningún partido tiene la fuerza para aglutinar a sus militantes y que se pueda dar el voto útil a favor de otro candidato.

Pero les recuerda a todas las fuerzas políticas que ninguno tiene la fuerza para derrotar al puntero por lo que se requiere la voluntad de aglutinarse y hacer un frente amplio e incluyente, para poder confrontar los dos modelos de país que están en juego, porque finalmente ese es el gran dilema.

Respecto a la decisión de que René Juárez fuera el presidente del PRI señaló que es algo muy positivo porque él puede agrupar al priismo, ya que los cuadros del partido se identifican con él, lo cual era difícil con un candidato ciudadano, con un presidente del partido casi ciudadano y un coordinador de campaña que tampoco es muy cercano, por lo que era una alineación que no le decía mucho al priismo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.