¡No le toquen a sus hijos!
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡No le toquen a sus hijos!

COMPARTIR

···

¡No le toquen a sus hijos!

22/05/2018
Actualización 22/05/2018 - 13:10

Quien logró que se quedará atrás el amor y paz de Andrés Manuel López Obrador durante el segundo debate entre candidatos presidenciales fue Ricardo Anaya, a quién un tabasqueño molesto le dijo Ricky Rickín Canallín.

La molestia que le provocó el panista Anaya Cortés al puntero en las encuestas fue notoria en diversos momentos del debate, se puede decir que hasta parece evidente que no le cae bien; pero en definitiva el enojo que se notó hasta en la cara de López Obrador fue cuando el panista se refirió a sus hijos.

En su intervención, Ricardo Anaya dijo que “hay una cosa peor que los engaños, que es la hipocresía, van dos veces que se refieren a Atlanta, lo que no dice José Antonio Meade es que él se fue a estudiar a Estados Unidos pagado por el gobierno mexicano y lo que tampoco dice López Obrador es que su hijo estuvo estudiando en España. ¿No que muy nacionalistas? Los dos son unos hipócritas”.

En la respuesta, López Obrador hasta se trabó y lo primero que le dijo al panista fue Ricki, Rickín, Canallín en dos ocasiones seguidas, para posteriormente asegurar que su hijo no tiene nada que ver con que “tu hayas mantenido a tu familia en Atlanta”, y señalar que “Anaya es un corrupto; este señor engaña tontos yo creo que ya se le acabó su teatrito”.

Pero fuera de este momento de fuerte tensión, el debate realmente se llevó a cabo con ataques menores entre los candidatos, propuestas poco claras y un desempeño en el que Ricardo Anaya mostró su capacidad de debatir y José Antonio Meade sus conocimientos sobre el tema migratorio y de Estados Unidos.

De hecho esta hubiera sido una mucho mejor noche para José Antonio Meade si no hubiera tenido que dar el espaldarazo al presidente Peña Nieto. Mucha tinta se ha gastado en los análisis de los distintos medios de comunicación, en los que se asegura que el candidato ciudadano debería deslindarse del actual gobierno.

Pero a la pregunta directa de si Peña Nieto se equivocó al invitar a Trump a México, cuando era candidato presidencial, Meade aseguró que juzgando por los resultados no, ya que Estados Unidos se salió del TPP, del acuerdo nuclear, del acuerdo migratorio de la ONU y, sin embargo, sigue negociando con México el Tratado de Libre Comercio.

En este debate ni los moderadores moderaron ni los candidatos se lucieron y ni siquiera hubo una buena puntada de Jaime Rodríguez, El Bronco, que nos explique su permanencia en la contienda, porque pedir abrazos no parece tema de una contienda presidencial.

* * *

Las autoridades sanitarias pusieron el ojo sobre Reynosa, Tamaulipas, por las múltiples calles que se encuentran inundadas con aguas negras y que afectan la salud de los vecinos.

Nos aseguran que la razón de este problema es que durante la administración de la panista Maki Esther Domínguez el sistema de drenaje no tuvo el mantenimiento correspondiente, situación que derivó en el rompimiento de las tuberías deterioradas, pese a tener recursos etiquetados para ello.

Ante la falta de inversión en los servicios públicos, nos dicen que a la revisión de las autoridades sanitarias se sumará la de la ASF, toda vez que el organismo que ahora lleva David Colmenares había detectado antes 600 millones de pesos de daño a la Hacienda Pública en ese municipio; recursos que, varios sospechan, se guardaron para los tiempos electorales en los que la panista busca su reelección.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.