La lucha por el PAN será a muerte
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La lucha por el PAN será a muerte

COMPARTIR

···

La lucha por el PAN será a muerte

19/06/2018
Actualización 19/06/2018 - 10:45

Todavía no asistimos a las urnas y la guerra en el PAN ya está con todo, aunque será difícil saber quién se quedará con el partido. Hasta ahora no hemos visto una foto de todos los gobernadores con su candidato presidencial, Ricardo Anaya, y es muy fácil suponer que no la veremos.

El 31 de agosto termina el periodo para el cual fue electo Ricardo Anaya y que actualmente ocupa Damián Zepeda, lo que da a los panistas apenas dos meses después de la elección para definir su futuro, que seguro se discutirá entre fuertes críticas y que dejará fuera a uno de los principales grupos: los calderonistas o los anayistas.

Los calderonistas, quienes dejaron de tener fuerza en el PAN a partir de 2010 cuando Gustavo Madero ganó la presidencia debido a que Gil Zuarth declinó, buscarán la dirigencia del partido.

Si es que antes algunos de ellos no son expulsados, como Ernesto Cordero, quien presentó una denuncia de hechos de índole penal en la oficialía de partes de la Procuraduría General de la República, en contra del candidato presidencial Ricardo Anaya, para que se indagaran los contenidos del video en el que se relata cómo se lleva a cabo la triangulación de bienes inmobiliarios por parte de los hermanos Barreiro.

Pero si continúan en el PAN los autodenominados senadores rebeldes y se acerca nuevamente la gente de Calderón, es seguro que darán una fuerte batalla para ganar la presidencia y volver a quedarse con el partido.

El senador Ernesto Ruffo considera que será difícil que se elija al presidente a finales de agosto, como lo marcan los estatutos, debido a que es muy a contrapelo realizar una campaña interna en tan sólo dos meses, por lo que considera que será el Consejo Nacional el que decida dar un plazo mayor a la actual presidencia.

Sin embargo, eso se ve muy cuesta arriba, debido a que hay un gran número de panistas que buscan el relevo y la refundación del partido, como los tres gobernadores que ya lo hicieron público: el de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, quien -Ruffo Appel nos informa- es compadre de José Antonio Meade; José Rosas Aispuro, de Durango, quien se cambió del PRI al PAN en el gobierno de Felipe Calderón, y el de Querétaro, Francisco Domínguez.

Para Ernesto Ruffo estos tres gobernadores son esbirros de la política del PRIAN conducida por Felipe Calderón, quienes golpean al candidato presidencial panista para que pueda ganar José Antonio Meade.

De hecho, considera que Felipe Calderón no se salió con Margarita Zavala del partido para poder dar la lucha al interior y quedarse con la próxima dirigencia.

Quien fue el responsable del padrón de militantes explica que hay un tercer grupo que todavía es muy fuerte en el PAN y son aquellos quienes tienen años de militancia, que no han entrado en la dinámica del poder y estarían dispuestos a que su partido regrese a sus verdaderas causas.

De aquí, de los panistas tradicionales, podría salir una dirigencia negociada entre los distintos grupos, pero existen fuertes posibilidades de que la guerra entre calderonistas y anayistas sea a muerte y que no puedan convivir en el partido albiazul.

En el PAN se han dado una serie de traiciones y todos han luchado contra todos, aunque en muchos momentos no han quedado claras las alianzas, como sucedió con Mariana Gómez del Campo, prima de Margarita Zavala, quien ha sido hasta vocera de Ricardo Anaya.

Pero no es el único partido que tendrá fuertes problemas después de la elección presidencial porque, como señala Ruffo Appel, gane quien gane el próximo 1 de julio el sistema político que conocimos ya se agotó y lo mató la corrupción, por lo que es indispensable construir algo nuevo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.