La guerra en el PRI iniciará en enero
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La guerra en el PRI iniciará en enero

COMPARTIR

···

La guerra en el PRI iniciará en enero

10/09/2018

A pesar de que vivió la peor elección de su historia, que colocó a su candidato presidencial en un lejano tercer lugar, con tan sólo el 16.4 por ciento de los votos, el PRI se quedó en una especie de parálisis, por lo que a dos meses de la contienda sólo ha afianzado en la presidencia a Claudia Ruiz Massieu y ni siquiera ha nombrado a su secretario general sustituto.

A diferencia del PAN, cuyo candidato quedó en segundo lugar con el 22.27 por ciento de los votos, o del PRD que casi desaparece, pero que ya plantean tener definiciones pronto en sus partidos políticos, el PRI está como detenido con alfileres.

¿Y a qué se debe esta situación? A que este partido político que se convirtió en parte de la cultura mexicana, todavía mantiene la disciplina necesaria para obedecer al presidente de la República que emergió de sus filas.

Es así que esta calma que vive el partido en el poder puede acabar con gran estruendo a partir de enero del próximo año, cuando las distintas corrientes empiecen a luchar por un partido hecho jirones, que cumplirá en marzo próximo nada más ni nada menos que 90 años.

Con tan sólo 15 gobernadores, el PRI tendrá que rehacerse si quiere tener un lugar en las elecciones federales de 2021, y para ello los distintos grupos vivirán una batalla a muerte. Pero lo único seguro es que quienes tienen menos posibilidades serán los del grupo Estado de México que sean muy cercanos a Enrique Peña Nieto.

No obstante, el grupo del gobernador mexiquense Alfredo del Mazo, a pesar de ser del mismo estado del presidente de la República, tiene fuertes posibilidades de influir en la selección de la dirigencia, así como el mandatario de Coahuila, Miguel Riquelme, ya que los Moreira han logrado una fuerte influencia en la entidad y en el país.

Obviamente otro grupo que se moverá muy fuerte es el del coordinador de los senadores, Miguel Ángel Osorio Chong, quien logró crear una fuerte red en todo el país desde su cargo como secretario de Gobernación.

También muy importante será la influencia de Manlio Fabio Beltrones, quién también tiene tejida una red en todo el país de priistas afines a él, además de que ha logrado tejer excelentes relaciones con los demás partidos políticos. Pero tampoco podemos dejar fuera en estas definiciones a Emilio Gamboa.

Para el secretario de Organización del PRI, Héctor Gutiérrez de la Garza, lo primero que tiene que hacer su partido es prepararse para las cinco elecciones del próximo año, que se llevarán a cabo en Baja California, Tamaulipas, Durango, Aguascalientes y Quintana Roo.

La crisis del partido es tal, que en Baja California y Tamaulipas ni siquiera tienen definidas las dirigencias de los comités directivos estatales, así como en otros 10 comités.

Pero para Héctor Gutiérrez de la Garza esto puede significar pasar de ser un partido centralista a un partido nacional federalista y lograr democratizarlo de manera real, ya que ahora lucharán desde abajo por regidurías y diputaciones locales.

Se creará una secretaría de enlace con legislaturas locales en el partido, que permitirá apoyar a los diputados en los distintos estados y conjuntar los intereses para tener una agenda común por la que también luchen los diputados federales.

La siguiente batalla será nombrar al secretario general, que no debe pasar del 21 de octubre y la guerra el próximo año.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.