Continuaría Prospera
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Continuaría Prospera

COMPARTIR

···

Continuaría Prospera

28/06/2018
Actualización 28/06/2018 - 13:48

El compromiso es acabar en el próximo sexenio con la pobreza extrema en la que viven 9.4 millones de mexicanos, asegura María Luisa Albores González, quien será la nueva secretaria de Desarrollo Social, en caso de que Andrés Manuel López Obrador gane la presidencia de México.

Prospera –el programa más importante de las últimas administraciones y al que sólo se le ha cambiado el nombre– se mantendrá porque llega a millones de personas, asegura Albores González, pero explica que se tiene que escalar con nuevas vinculaciones; por ejemplo, a quienes lo tengan, también se les puede incluir con una beca para los niños que vayan bien en la escuela, y así buscar la forma de mejorarlo, ya que simplemente se trata de un apoyo económico individual, que sólo sirve para el consumo.

Además pretende darle un giro a la política social en distintos sentidos: el primero es hacerla más territorial, con programas productivos para dejar poco a poco los asistenciales y conjuntar esfuerzos de las distintas dependencias, así como de los tres niveles de gobierno –municipal, estatal y federal.

María Luisa Albores es una entusiasta del trabajo social, lo ha realizado en distintas comunidades y tiene su base en Cuetzalan, Puebla. Conoce bien las necesidades de los pueblos originarios y, por eso, asegura que la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas debe convertirse en una secretaría, ya que, precisamente, es en estas zonas donde se da un mayor grado de marginación y miseria; de hecho, señala que nueve de cada 10 niños en situación de pobreza son indígenas.

En la entrevista va quedando claro que quienes serán los responsables de las distintas dependencias realizan un trabajo conjunto para lograr que los programas de todas las secretarías se vinculen de una manera transversal y se conjunten esfuerzos para facilitar su operación.

Señala que en el periodo de transición, de julio a diciembre, realizarán el análisis completo de los programas sociales para definir cuáles seguirán con algunos cambios, cuáles se conjuntan, las nuevas propuestas y los que ya no funcionen.

Obviamente se mantendrá a nivel nacional el programa de apoyo a las personas de la tercera edad, que inició Andrés Manuel López Obrador cuando gobernó el entonces Distrito Federal. Albores González considera que será todo un reto porque subirá a mil 500 pesos mensuales, de los 680 que se pagan actualmente, y además tendrá algunos cambios para asegurar que les llegue el recurso, ya que en muchas ocasiones se les dan las tarjetas de débito y los cajeros automáticos están hasta a dos horas de distancia.

Si los programas se entregan a domicilio, explica, la trabajadora social tendrá además la oportunidad de ver la situación en que se encuentran los abuelitos y ver que el recurso les esté llegando a ellos.

Y otro programa que será fundamental, en caso de que López Obrador gane la presidencia, es el que se refiere a la reforestación, que también quedaría a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social, y se trata de sembrar árboles en un millón de hectáreas y que éstos se elijan de acuerdo con el tipo de suelo, para recobrar la parte productiva del campo.

Esto es apenas una pincelada de las propuestas que ya analizan para los programas sociales. En otras entregas platicaremos un poco más a fondo de los distintos temas que tratamos en esta larga entrevista.

Ya se veía que la candidata a la Ciudad de México por el Partido Nueva Alianza, Purificación Carpinteyro, no era muy controlable y había sido obvio su apoyo a Alejandra Barrales, candidata de Por México al Frente, pero nadie esperaba una declinación, que tomó por sorpresa hasta al presidente del partido, Luis Castro. Ahora Puri será historia y negocian en el INE que la nueva sea Dora Talamante.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.