Absoluto plagio de Morena
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Absoluto plagio de Morena

COMPARTIR

···

Absoluto plagio de Morena

04/12/2018
Actualización 04/12/2018 - 14:25

Está bien que todos los cambios que implica la cuarta transformación requieran de toda la rapidez de los legisladores de Morena para dar el marco jurídico al presidente Andrés Manuel López Obrador y llevarlos a cabo, pero deberían ser más cuidadosos en sus iniciativas.

En la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos no les importó aprobarla con serios errores, como decirle IFE al Instituto Nacional Electoral, entre muchos otros, y ahora tienen verdaderamente indignados a los priistas por el plagio que les hicieron la senadora Martha Lucía Micher Camarena y el entonces senador y actual director del IMSS, Germán Martínez Cázares, con la iniciativa que reforma y adiciona diversas disposiciones de las leyes del Seguro Social, y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Resulta que el proyecto que presentó como suyo el exdirigente nacional del PAN en el Senado, el 4 de septiembre del presente año, es el mismo texto, con puntos y comas, propuesto el 9 de noviembre de 2010 por los diputados federales Rubén Moreira, del PRI, y Enoé Uranga, del PRD.

El mismo, lo único que no copió Martínez Cázares, y tal vez por una omisión involuntaria, fue el tema del servicio de guardería, que, por cierto, los diputados de la actual Legislatura ya reincorporaron a la minuta de la Cámara de Diputados.

Ahora la pregunta obligada es: ¿traerá proyecto propio para sacar al IMSS de la crisis financiera, de medicamentos y servicio, o le copiará a alguien el programa de trabajo?

No se requiere ser Teun A. van Dijk (Discurso y poder) ni formar un equipo de análisis de contenido con Helena Calsamiglia Blancáfort y Amparo Tusón Valls (Las cosas del decir) para tener perfectamente claro el significado y alcance de lo que dijo Paco Ignacio Taibo II a propósito de una decisión presidencial de nombrarlo director del Fondo de Cultura Económica, incluso si el Senado no cambia a tiempo una ley hecha a su medida: “se las metimos doblada, camaradas”.

Lo que llama la atención es que Morena parece dispuesta a sacar adelante la Ley Taibo durante la presente semana. Si bien la senadora morenista Malú Micher, quien se presenta a sí misma como feminista de izquierda y defensora de los derechos de mujeres y niñas, subió a la tribuna a criticar la expresión de su compañero, en su cuenta de Twitter la redujo a la categoría de simple “chiste misógino” y en conferencia de prensa fue todavía más tolerante al negarse a declarar si votaría en contra de aprobar la reforma.

Claro que ayer ya ni siquiera fue necesaria la aprobación del Congreso, porque el escritor se presentó en las oficinas del Fondo de Cultura Económica y señaló: “Vengo por instrucciones del presidente de la República a asumir la transición en términos de gerente editorial encargado de despacho del director del Fondo”, así, sin más.

Y eso que uno de los 100 compromisos que dio a conocer el presidente en el Zócalo fue: “No habrá amiguismo, nepotismo e influyentismo, ninguna de esas lacras de la política”.

* * *

Alguien le debería decir a la senadora Malú Micher: “no me ayudes, comadre”. El viernes pasado quería las renuncias de todo el personal del Inmujeres, sin que se haya llevado a cabo la Junta de Gobierno ni se haya presentado la terna para elegir presidenta de ese instituto. Sólo queda decirle que no se acelere, ya parece ajonjolí de todos los moles.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.