Opinión

Gays en el empresariado mexicano

1
 

 

Boda gay

Hace tiempo me pregunto por qué no hay campeones públicos dentro del empresariado mexicano que defiendan los derechos de los gays y las lesbianas. Una de dos: o no existen, o a quienes tienen esa orientación les da mucho temor hacerla pública, por la gran discriminación prevalente. ¿Alguien se imagina que en el Consejo Mexicano de Negocios se defiendan las causas homosexuales? ¿O que lo hagan la Canacintra, la Concanaco, la Coparmex o el CCE?

Estamos muy lejos de que las empresas mexicanas y sus dueños levanten la voz para fortalecer los derechos de la comunidad lésbico-gay. No me quiero imaginar las burlas que pudieran despertarse, por ejemplo, en los comedores del Club de Industriales, si trascendieran públicamente las preferencias de esta naturaleza de alguno de sus miembros…

El próximo 28 de abril la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos escuchará los argumentos de quienes defienden el derecho a las parejas del mismo sexo de contar con los mismos privilegios que las parejas heterosexuales. El caso en la Corte es conocido como Obergefell v. Hodges, y ha causado una oleada de apoyos a favor de los individuos que deciden casarse con personas de su mismo género. Estados donde se prohíben estos matrimonios incluyen a Ohio, Tennesseee, Michigan y Kentucky.

Hace unos días 379 empresas de Estados Unidos escribieron a la Suprema Corte para pronunciarse a favor del trato igualitario a estos matrimonios. Su argumento no es moral, religioso, ni científico. Es de negocios. En su petición se lee: Algunos estados en los que hacemos negocios “reconocen el matrimonio por igual para todos nuestros empleados y colegas; pero otros prohíben casamientos entre personas del mismo sexo y rechazan reconocer a los ya existentes (…) Esta dualidad crea incertidumbre legal e implica costos innecesarios así como complejidades administrativas para los empleadores, y requiere un tratamiento diferenciado por parte del empleador…”

Entre los problemas que las empresas enfrentan por esta dualidad se encuentran que deben negar el seguro de salud a un esposo(a), o negar la posibilidad de enmendar un acta de nacimiento o un acta de defunción.

Firmaron la petición Apple, Coca Cola, Cisco, Dow, Kimberly Clark, KPMG, Oracle, Pepsico, Procter & Gamble, PWC, Starbucks, Twitter, United Airlines, Disney, Visa, Xerox, y muchas más.

Me pregunto: ¿cuál será la postura pública de las empresas de capital mexicano y sus dueños conforme avance este tema en el mundo? ¿Qué hará la típica empresa mexicana cuando a su convención en Cancún o Vallarta invite a sus clientes o proveedores estadounidenses con esposos(as), y descubran a media cena o en la fiesta anual que son gays o lesbianas?

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
El bíceps, ¿electoral?, de Agustín Carstens
Mucho éxito a Olegario y a Pancho
Lo que no le dijo Heineken a Peña Nieto…