Opinión

Gasolina y fuego

 
1
 

 

Protesta por gasolinazo. (Cuartoscuro)

Mal inicia la semana el que ahorcan en lunes, reza un dicho popular y mal, muy mal, inicia el año que anuncia calamidades en lo político, lo económico y lo social.

Ya la amenazante actitud antimexicana del candidato electo de los Estados Unidos dibujaba un año complejo para nuestro país y al enrarecimiento del pesimista ambiente nacional, se adicionó un relevante factor interno: el sorpresivo anuncio del incremento de precios de combustibles, que ha desbordado la hasta ahora contenida indignación social, traducida en movilizaciones, bloqueos e incomprensibles actos vandálicos en diversas regiones del país.

La protesta social pacífica, legitimada en su origen por el gasolinazo, pronto sufrió una metamorfosis y se convirtió en un generalizado y deleznable acto de rapiña, que, vale apreciar, se mostró articulado y simultáneo, promovido desde las redes sociales, alentando no solo la irritación popular, sino el saqueo y la depredación sin límites.

La desvirtuación de la protesta, súbitamente convertida en vandalismo y temor a base de twitazos y convocatorias anónimas, despierta naturales sospechas sobre su paternidad, por la similitud con mecanismos otrora operados en nuestro sistema político, como medio de contención de movimientos sociales.

En tanto el estado de ánimo social se deteriora y la exigencia crece, tibias posturas adopta la oposición, pretendiendo quizás la expiación de su compartida responsabilidad en la gestación de la crisis.

La tolerancia, connivencia e inacción frente a la corrupción y el crimen, ha alimentado durante lustros el desencanto social y abre la puerta a que otros actores, abiertamente criminales sin control, se erijan en luchadores sociales y vengan a contaminar el ya complejo escenario.

El gasolinazo no es, bien entendido, el origen del descontento, sino la gota que desborda el vaso de una frustración largamente reprimida.
Literalmente, poner gasolina al fuego, no es una solución viable para sofocarlo.


Correogrhhuizar@gmail.com

También te puede interesar:
2017, incertidumbre y complejidad
En bayonetas
Hasta siempre Fidel