Opinión

Ganas de linchar a México

1
   

     

PHL14122015

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), contratado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y pagado por el gobierno de México, mintió al decir que había obtenido imágenes satelitales del día 27 de septiembre del año pasado, en las que se prueba que no hubo un incendio en el basurero de Cocula.

De acuerdo con la foto del satélite Terra de la agencia aeroespacial de Estados Unidos (NASA), que hoy presenta en EL FINANCIERO el reportero David Saúl Vela, los días 26, 27 y 28 de septiembre de 2014 había nubosidad sobre Cocula.

Imposible afirmar o negar, de acuerdo con las imágenes satelitales, que hubo incendio en el basurero.

Esa es la razón por lo que el grupo de “expertos”, que cobró un millón de dólares por su primer trabajo en el caso, no quiere dar a conocer las fotografías satelitales que dice tener: no prueban nada. Ni que hubo ni que no hubo incendio.

¿De qué se trata? ¿A qué juega el grupo de “expertos”? ¿Expertos en qué?

Son expertos en buscar el aplauso del sector más dolido de la población, que son los familiares de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala.

Crearon la falsa expectativa de que los normalistas están vivos, al decir que no hubo incendio en Cocula, y que era imposible que ahí fuesen incinerados.

Seguramente la investigación de la Procuraduría tiene errores, y se sigue investigando, pero no se vale que un grupo de “expertos” le diga a México y al mundo que no hubo tal quema de cuerpos en el basurero.
El gobierno, por su parte, paga y se deja tomar el pelo.

En la lógica gubernamental seguramente es mejor que los “expertos” del GIEI investiguen y digan lo que quieran ahora que hay posibilidad de confrontar opiniones, y no que lo hagan cuando haya cambiado la administración y tal vez el color del partido en el poder.

Lo que no hay derecho a hacer, es a timar a la población mexicana como hace el GIEI. De nueva cuenta.

En su primera etapa en México los miembros del GIEI dijeron que era imposible que los cuerpos de los normalistas hayan sido calcinados en el basurero de Cocula, basados en la opinión de un perito que no hizo ningún peritaje.

El especialista contratado por el GIEI –y pagado por el gobierno de México–, José Luis Torero, sólo estuvo 20 minutos en el basurero de Cocula. No tomó muestras de nada, vio y se fue. Luego mandó su opinión.

Lo que buscan los miembros del GIEI es hablar mal de México, de que aquí se escondió la verdad. Lo hacen de mala fe porque de eso viven. Si dicen que el expediente de la PGR está bien integrado, se les acaba el trabajo.

De por medio hay 43 normalistas muertos y un país sacudido por el acto de barbarie del que fueron objeto, por parte de criminales aliados a un grupo político. ¿Se vale jugar con el dolor de la gente a costa de hundir más el nombre del país?

Twitter: @PabloHiriart

También te puede interesar:
¿Y la reforma a la UNAM, doctor Graue?
El fiscal cachirul (las minorías mandan)
Veracruz, la guerra de los dinosaurios