Opinión

Game over?

 
1
 

 

AMLO. (Cuartoscuro)

Estamos a 120 días de la elección para gobernador del Estado de México. Una vez más, igual que hace seis y 12 años, el resultado será determinante rumbo a la elección presidencial de 2018. El partido que gane la elección se fortalece de manera importante. Ahora que el PRI logró aniquilar la alianza PAN-PRD, a nadie le ayudaría más la victoria que a Andrés Manuel López Obrador.

En 2018 López Obrador seguramente volverá a ganar en la Ciudad de México. Ya van dos veces que lo hace, y no parece que perderá el apoyo de sus electores en la capital. En 2012 obtuvo casi tres millones de votos en el Estado de México y la Ciudad de México, que equivalieron a 20 por ciento del total de sus votos. Enrique Peña Nieto obtuvo 3.2 millones, 15 por ciento de sus votos. Casi un empate, en las dos entidades con más electores.

¿Qué pasaría en el escenario de que AMLO gane ambas entidades? Dado que el PRI es la tercera fuerza en la Ciudad de México, los tres millones de votos López Obrador podrían ser cerca de cuatro millones. Esta cifra lo pondría un millón de votos por arriba de sus contendientes, con el voto de tan sólo estos dos estados. ¿Cómo revertir esa ventaja?

Para hacerlo, el candidato del PAN o del PRI en 2018 tendría que ganar con un muy amplio margen en Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Oaxaca, Puebla y Veracruz. No parecería muy realista. López Obrador también ha ganado Chiapas, Guerrero y Oaxaca, y es altamente competitivo en Puebla y Veracruz.

Es decir, si AMLO gana el Estado de México y la Ciudad de México, difícilmente hay suficientes votos en otros estados para revertir esa ventaja. De ahí la importancia de que su candidata, Delfina Gómez, gane la elección. De ahí la gravedad de que el PRI haya boicoteado la alianza PAN-PRD. Quienes apuestan de manera testaruda a que 2018 sea una elección de cinco candidatos aún no se convencen de la miopía política de sus cálculos y su estrategia.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¿Unidad para qué?
Al diablo con las instituciones
Secretario 'boy scout'