Sykes y la ultraderecha europea unificada
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Sykes y la ultraderecha europea unificada

COMPARTIR

···

Sykes y la ultraderecha europea unificada

20/11/2013

 
En tiempos de crisis económica, declive demográfico e incertidumbre, la ultraderecha avanza en la Unión Europea y la semana pasada varias de sus agrupaciones acordaron formar un partido “patriótico” con miras a las elecciones parlamentarias continentales de mayo, a fin de “proteger” al bloque ante la “islamización”, la globalización y “el monstruo de Bruselas”.
 
,
Los artífices de la alianza, que incluirá al Partido Libertad de Austria, Attaca de Bulgaria y Vlaams Belang de Bélgica, explicó DW, son Marine Le Pen y Geert Wilders, jefes, respectivamente, del Frente Nacional de Francia y del Partido Libertad de Países Bajos, quienes creen que están frente a una oportunidad dorada explotando el “euroescepticismo” que recorre a la UE después de cuatro años de austeridad y crisis por la deuda soberana que puso en entredicho a la moneda única.
 
 
Este es un día histórico, hoy es el principio de la liberación de la elite. Queremos decidir cómo controlar nuestras fronteras, dinero, economía y divisa”, recalcó Wilders, famoso por su xenofobia descarada, tras reunirse con Le Pen ––quien sostiene que la UE caerá como la Unión Soviética–– en el Parlamento de La Haya.
 
 
Perspectivas
 
,
Sus perspectivas son alentadoras: Con el presidente “socialista” Francois Hollande hundido en las encuestas, el FN aventaja 24 por ciento a los demás institutos franceses, igual que su aliado neerlandés, que intenta sumar a la causa al Partido Independencia del Reino Unido (UKIP) de Nigel Farage, favorito para los comicios al Europarlamento. Farage, sin embargo, sabe cuidar las apariencias y ante el desprestigio de conservadores y laboristas, enfatizó que no colaborará con Le Pen por su antisemitismo.
 
 
La coincidencia de objetivos, sin embargo, es clara y no sería raro que haya una alianza tácita entre el UKIP, que este año dio la sorpresa en los comicios locales ingleses, y sus contrapartes europeos. El lunes, Farage recibió un espaldarazo envidiable con la decisión del magnate Paul Sykes de financiar al partido, que con un triunfo, dijo, dejará a Londres sin más alternativa que “abandonar su apoyo servil a la UE”.
 
 
De 70 años, Sykes ya donó al UKIP más de 1.5 millones de libras de su fortuna, calculada en 650 millones y labrada gracias al desarrollo de Internet y del sector inmobiliario. Como Farage, es un tránsfuga del Partido Conservador, que lo decepcionó en 1991 al aceptar a medias el Tratado de Maastrich. Pero no todo está escrito: En 2012, las pugnas y la discriminación acabaron con el intento de la ultraderecha europea para unirse en torno al bloque Identidad, Tradición y Soberanía.
 
 
 

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.