México e Indonesia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

México e Indonesia

COMPARTIR

···

México e Indonesia

09/10/2018
Actualización 09/10/2018 - 11:29

Este año la reunión anual de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) se llevará a cabo en Bali, Indonesia. El FMI y el BM llevan a cabo dos eventos insignia con periodicidad anual, uno en abril (primavera) y otro en octubre (otoño). Los de primavera siempre se llevan a cabo en la ciudad de Washington, DC, en EU, mientras que los de otoño se llevan a cabo también en Washington, DC, pero cada tres años cambian de sede. Por ejemplo, hace tres años se llevaron a cabo en Lima, Perú, hace seis años en Tokio, Japón y hace nueve años en Estambul, Turquía. De acuerdo con el sitio oficial de internet de la reunión anual, este año asistirán alrededor de 10 mil personas: tres mil 500 delegados de 189 países, mil personas de medios de comunicación y más de cinco mil personas del sector privado, representando instituciones financieras (!), academia, legisladores y organizaciones de la sociedad civil. En mi opinión, esta reunión no sólo forma parte del ‘circuito internacional’ en el que todo economista global debe participar —junto con el Foro Económico Mundial (WEF), el G-20 y la reunión anual del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF)—, sino que en las sesiones que conforman este evento se discuten los temas más relevantes sobre la coyuntura macroeconómica del mundo y se toman decisiones en torno a la regulación, inversiones y el diseño de la arquitectura financiera global.

Indonesia será el centro del debate económico mundial en los próximos días. En este sentido, me pregunto ¿Qué tan parecido o tan diferente puede ser Indonesia, en comparación con nuestro país? En principio, al ser un conjunto de más de mil islas en el lejano oriente, del que se habla muy poco en nuestros libros de texto de educación básica, media e inclusive media superior, creo que pareciera que más bien no sabemos mucho al respecto. De lo que más se llega a hablar es sobre ‘el hombre de Java’, una de las múltiples osamentas que dan sustento a la teoría más importante de Darwin, particularmente en la cadena evolutiva de lo que es hoy el Homo Sapiens. Cuando uno comienza a analizar una economía, desde sus aspectos más básicos, siempre está el área geográfica, la población y el Producto Interno Bruto anual (PIB). Confieso que me sorprendió saber que Indonesia tiene un área geográfica muy similar a la de nuestro país. Este archipiélago del sureste asiático cuenta con un área de 1’910,931 kilómetros cuadrados, muy similar a la de nuestro país (1’964,380). No así ocurre con la población, ya que en Indonesia viven cerca de 262 millones de personas —83 por ciento practicantes del islam—, que son prácticamente el doble de los casi 130 millones de mexicanos (según las últimas estimaciones de las Naciones Unidas), en donde 83 por ciento se identifican con la religión católica. Cabe señalar que la expectativa de vida de la población en México es de 77 años vs. 69 años en Indonesia. Por último, dentro de estos aspectos básicos, cabe destacar que Indonesia es la economía más grande del sureste asiático —incluyendo a Tailandia, Filipinas, Malasia, Singapur, Vietnam, Myanmar, Camboya, Brunei, Laos y Timor del Este—, con un PIB anual actualmente de un billón de dólares (un trillón en países anglosajones). Es decir, con el doble de población, Indonesia genera un valor agregado anual o PIB similar al de México, de 1.15 billones de dólares.

En mi opinión, esto tiene mucho que ver con las fuentes de crecimiento económico. En Indonesia, la agricultura —que sin restarle importancia, desafortunadamente no genera tanto valor agregado como los sectores secundario y terciario—, contribuye con 14 por ciento del PIB, mientras que esta actividad en México es responsable de sólo el 3.5 por ciento del PIB. Asimismo, la industria —incluyendo la manufactura, la minería y la industria petrolera, entre otras—, representa el 40.3 por ciento del PIB de Indonesia, mientras que en México, el 30.6 por ciento. Por último, el sector servicios —que es el que más genera valor agregado porque incluye aspectos como creatividad, innovación y mercadeo (marketing)—, es de sólo 46 por ciento en Indonesia, mientras que en México sobrepasa el 60 por ciento del PIB. No obstante lo anterior, viendo la actividad económica desde la arista de demanda agregada, el consumo privado guarda la proporción más alta en el PIB tanto en Indonesia como en México, con 57 y 67 por ciento, respectivamente. Indonesia invierte más, asignando el 35 por ciento de su PIB, mientras que México el 24 por ciento. Por su parte, el consumo de gobierno representa el 8.5 por ciento del PIB de Indonesia, mientras que en México representa el 12 por ciento. En cuanto al sector externo, a pesar de que Indonesia ha sido históricamente un punto neurálgico, hablando geográficamente en el comercio internacional, la suma de sus exportaciones e importaciones representan el 40 por ciento del PIB, mientras que en México este coeficiente de apertura comercial es de más del 75 por ciento del PIB. En resumen, México es una economía que produce un valor agregado anual similar al de Indonesia, pero con la mitad de la gente, en mucho gracias a que uno de sus motores de crecimiento más importantes es el sector servicios y siendo México el doble de abierta —en términos de comercio internacional—, que Indonesia.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.