¿Hace falta que Banxico continúe elevando la tasa de interés aún más?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Hace falta que Banxico continúe elevando la tasa de interés aún más?

COMPARTIR

···

¿Hace falta que Banxico continúe elevando la tasa de interés aún más?

20/02/2018
Actualización 20/02/2018 - 11:20

Hace tres semanas escribí '¿Hace falta que Banxico continúe elevando la tasa de interés?' (30 de enero). En este sentido, a pesar de la apreciación significativa del peso frente al dólar de Estados Unidos, así como la caída considerable en la tasa anual de inflación —de 6.77 por ciento en diciembre de 2017, a 5.55 por ciento en enero del presente—, la Junta de Gobierno decidió aumentar la tasa de referencia en 25 puntos base (0.25 puntos porcentuales) a 7.50 por ciento, el pasado 8 de febrero.

Si bien algunos lo dudaban, la mayoría de los analistas y participantes del mercado anticipaban este movimiento, por lo que la atención se centró en el ‘tono’ del comunicado que acompañó la decisión, para poder pronosticar cuál podrá ser el camino que seguirá la tasa de referencia hacia delante. Lo que resta del espacio lo utilizaré para escribir sobre tres cambios en el último comunicado que me parecieron de suma relevancia con respecto a los comunicados anteriores:

(1) La creciente mención de la palabra ‘holgura’. En los comunicados de las primeras dos reuniones de 2017 no se mencionó la palabra ‘holgura’, mientras que a partir de la tercera siempre estuvo presente al menos una vez y en diciembre aumentó a tres. Este año, en el comunicado de febrero la palabra ‘holgura’ estuvo presente cuatro veces. Realmente hemos visto una preocupación gradual creciente de que se pueda estar terminando dicha ‘holgura’ en la economía —particularmente en el mercado laboral—, y que esto empiece a propiciar presiones inflacionarias del lado de la demanda. Este cambio en el comunicado, por sí solo, podría sugerir más alzas de la tasa de referencia.

(2) No hubo voto disidente. Este cambio con respecto a la decisión de diciembre del año pasado me parece relevante, sobre todo desde el punto de vista del sesgo que pueda tener la Junta de Gobierno en torno a aumentar o disminuir la tasa de referencia hacia delante. En la reunión del 14 de diciembre de 2017 “…un miembro votó por incrementar el objetivo para la tasa de interés de referencia en 50 puntos base…”. Así, a pesar de que consideramos que el comunicado de febrero observó un tono más hawkish (halcón, que en los mercados financieros se utiliza para caracterizar un comentario orientado hacia alzas de tasas) por el creciente uso de la palabra ‘holgura’ y que el voto disidente de diciembre fue también más hawkish, el hecho de que en la reunión de febrero no haya habido disidente disminuye ese sesgo hacia más alzas de tasas.

(3) Factores. En el último párrafo del comunicado que acompaña la decisión de política monetaria es ‘tradición’ que se incorpore una lista ordenada de los factores principales en los que la Junta de Gobierno se va a fijar de manera más puntual para tomar sus decisiones futuras de política monetaria. En este sentido, ha habido cambios importantes en el orden de un factor muy relevante para México, como economía pequeña, abierta y tomadora de precios, incluyendo la tasa de interés de un país hegemónico financieramente hablando: La postura monetaria relativa con Estados Unidos. En este sentido, en el comunicado de septiembre de 2017 la ‘postura monetaria relativa’ se encontraba en tercer lugar, en mi opinión, dando a entender que el Banxico no tenía que seguir los movimientos de tasa de interés del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

No obstante lo anterior, en el comunicado de noviembre del año pasado la Junta de Gobierno del Banxico enfatizó que se iba a fijar “en especial… cambios futuros en la posición monetaria relativa con Estados Unidos”, pasándola a primer lugar. Considero que este cambio fue con el que la Junta de Gobierno señaló a los participantes de los mercados que en la reunión de diciembre seguirían el movimiento de la Fed y es por ello que tanto la Fed como el Banxico aumentaron la tasa de referencia en 25 pb en diciembre del año pasado. En el comunicado que acompañó esta decisión quitaron el énfasis en ‘la postura’, pero igualaron, en orden de importancia, todos los factores determinantes de la inflación y sus expectativas de mediano y largo plazos. Por último, en el comunicado de febrero, la Junta de Gobierno pasó la postura monetaria relativa a un segundo lugar, después del “…traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios…”. Por lo que si la Junta de Gobierno continúa utilizando esta narrativa para comunicar cambios en su sesgo de política monetaria, considero que en su siguiente reunión que se llevará a cabo el 12 de abril, no necesariamente tendrían que ‘seguir’ a la Fed en una muy probable alza de la tasa de Fed Funds el 21 de marzo próximo y que por lo tanto la decisión del Banxico estaría más atada al comportamiento del tipo de cambio.

Esta semana, el jueves 22 de febrero, el Banxico publicará la minuta de su última reunión de política monetaria en donde espero poder percibir una mayor claridad en la narrativa de comunicación. Mientras tanto, debido a que considero que conforme nos acerquemos a los comicios de julio en México es muy probable que observemos una depreciación importante del peso frente al dólar de Estados Unidos, Banxico podría tener que aumentar la tasa de referencia en 25 pb dos veces más, antes de las elecciones del 1 de julio próximo.

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.