Opinión

¿Funcionarán los Bonos del Ahorro Nacional?

 
1
 

 

[Cuartoscuro] SHF y Bansefi reportan descensos en su utilidad.

Nada nuevo bajo el sol. La creatividad llevó a Bansefi a regresar a los orígenes de su fundación. En 2016 veremos el relanzamiento de un instrumento: los Bonos del Ahorro Nacional.

Su efectividad para las finanzas personales dependerá de las características que ofrezcan.

La mencionada institución busca promover la inclusión y el ahorro a través de un mecanismo que fue lanzado inicialmente en 1950 y que desapareció porque no cumplió su misión ante la elevada volatilidad financiera.

Pongamos en perspectiva esta nueva opción.

1.- Rendimiento. Un primer aspecto será la ganancia a quienes lo posean. En este momento, los réditos bancarios están tan bajos que son un disuasivo para que la gente prefiera dejar de consumir. Incluso, si se sitúan al nivel de Cetes, sería insuficiente para promoverlos.

Al ser un instrumento de largo plazo sería posible ofrecer un premio mayor y que esto fuera un factor atractivo entre el público inversionista.

Incluso, para evitar minusvalías y ante el temor de que las tasas aumentaran, dejando atrás el valor de los bonos, una alternativa sería indizar la tasa a Cetes o inflación.

2.- Liquidez. En la medida que sea sencillo deshacerse de los bonos, ayudaría a darle tranquilidad a las personas en su adquisición, aún cuando hubiera algún tipo de penalización con la tasa ofrecida.

3.- Ventajas adicionales. De entrada, Bansefi ya plantea algunos elementos interesantes: facilitar el otorgamiento de créditos, tarjetas de débito y sorteos.

4.- Accesibilidad. Un factor que acercaría el instrumento a los fines del ahorro popular es que fuera fácil de adquirir, situación factible a través de las tiendas de conveniencia que han estado funcionando como sucursales bancarias en forma aceptable.

Por lo pronto, los montos para iniciar serán adecuados porque se habla de que empezarían desde 50 pesos.

5.- Simplificación. Dada la experiencia de CetesDirecto, que tiene un impacto limitado en el ahorro popular porque requiere ciertos conocimientos tecnológicos y financieros, es importante que esta “nueva” opción sea sencilla de operar.

6.- Comunicación. Es fundamental hacer llegar la información a la base de la pirámide, en una forma que lo pueda comprender quien no tiene conocimientos financieros.

Esperemos que esta alternativa sea favorable y atractiva para el grueso de la población y que estimule el ahorro popular que tanto se necesita.

Twitter: @finanzasparami

También te puede interesar:
¿Cuándo empiezo a ser un profesional?
¿Cómo construir la suerte financiera?
9 hábitos que conducen a terribles decisiones